internet

Los créditos por internet no son tan baratos como se cree

Aunque ofrecen intereses bajos, tienen elevadas cuotas de administración.

La oferta de créditos virtuales, rápidos y, en apariencia, de bajo costo está creciendo. Se promocionan en la web como “fáciles”, pues no exigen documentos y todo el trámite se realiza por internet y baratos: el interés mensual puede arrancar en 0,5 por ciento.

Sin embargo, el costo empieza a subir con el cobro de cuotas de administración, por el uso de plataformas tecnológicas, seguros e impuestos, entre otros. Así, el pago sobre el capital puede superar, en términos porcentuales, a la tasa de usura.

Encontrar los ‘nanocréditos’, ‘préstamos fáciles’ o ‘créditos al instante’ no es complicado. Basta digitar en internet las palabras ‘créditos virtuales’ y de inmediato se despliega un variado menú de ofertas.

Solo necesita ser mayor de 18 años, tener una cuenta bancaria, celular, correo electrónico y vivir en Colombia. Es posible que en menos de 24 horas pueda conseguir entre 100.000 y 600.000 pesos.

Sin embargo, por un préstamo de 350.000 pesos a 30 días podría terminar pagando más de 77.000 pesos, y una mínima cantidad corresponde solo a intereses.

(También: Crece servicio de domicilios por Internet)

EL TIEMPO intentó contactar a varias de las firmas que ofrecen esos préstamos para conocer su mecanismo de operación y la razón de los costos que cobran, pero los teléfonos que tienen en sus sitios web son solo para soporte técnico.

Si bien en el mercado tradicional se cobra por los estudios de crédito, seguros o comisiones, estos costos no se aplican a los préstamos de bajo monto.

“Es importante que el consumidor conozca que no se pueden ni ocultar ni crear otros cargos, como cuota de administración o manejo del crédito, que terminen generando un costo oculto del interés”, explica Mónica Ramírez, delegada para la Protección del Consumidor de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC).

Hoy, el tope de la usura para créditos de bajo monto está en 53,21 por ciento; el del microcrédito, en 55,1, y para los de consumo, en 32,99 por ciento.

Gerardo Hernández, superintendente financiero, advierte que la entidad a su cargo realiza de manera permanente campañas preventivas para que la ciudadanía no confíe en esas personas. Estos individuos buscan engañarlos bajo la apariencia de que son vigilados, pero no actúan más allá porque la mayoría de las veces esas firmas escapan a su competencia al no ser entidades financieras.

Cuando se trata de violaciones a los límites de usura, es necesario, dice, que la persona formule la respectiva denuncia ante la Fiscalía.

(Además: ¿Qué hacer cuando no se pueden pagar las deudas?)

Para el superintendente de Sociedades, Francisco Reyes, es imposible vigilar ese universo de personas o firmas dedicadas a prestar plata, salvo que sean empresas de cierto tamaño obligadas a reportar información a la entidad.

En la SIC, por ejemplo, hay varias aperturas de investigación contra empresas físicas que prestaban dinero en condiciones dudosas.

El próximo 17 de diciembre se cumplen dos años desde cuando el Gobierno expidió el Decreto 2654, con el que dio vía libre a los bancos para otorgar préstamos de bajo monto en condiciones especiales, a fin de combatir el ‘prestadiario’ o los ‘gota a gota’.

Aunque los bancos apenas incursionan en esta línea, quienes ya la tienen en marcha dicen que hay buena aceptación, por los bajos costos y la facilidad con que se otorgan.

“El único costo de este crédito es la tasa de interés, que está en 3,56 por ciento mes vencido. No hay cargos ocultos de ninguna naturaleza”, dice Mauricio Múnera, director de Inclusión Financiera de Bancolombia, que ya ofrece esta línea. Agrega que es un crédito de libre destinación, ciento por ciento digital, cero papeles, se desembolsa en un día y la persona no tiene necesidad de demostrar experiencia crediticia ni fiadores.

Para tener en cuenta

– A la hora de tomar un crédito de bajo monto, cerciórese de que lo hace con una entidad legal y preferiblemente vigilada por las superintendencias Financiera, de Economía Solidaria, de Industria y Comercio o de Sociedades.

– Exija que le den toda la información acerca de plazos, tasas de interés, condiciones de pago y cualquier cargo adicional sujeto al préstamo a tomar.

– Revise que el interés que le cobrarán no excede los límites de usura (superfinanciera.gov.co).

– Si firma algún documento, no deje espacios en blanco.

– Desconfíe si le exigen dinero para otorgarle el crédito, y no consigne plata con el pretexto de que es para cubrir costos de pólizas o trámites.

CARLOS ARTURO GARCÍA M.
Redacción Economía y Negocios

Comentarios

Comentarios

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Paste your AdWords Remarketing code here