SOLIS

“Me robaron mi momento de gloria”: Leidy Solís

El gran sueño de la pesista vallecaucana, de 26 años, es colgarse el oro olímpico en Tokio 2020. Esta temporada tiene Mundial y Bolivarianos.

El 13 de agosto de 2008, Leidy participó en la prueba de los 69 kilogramos del levantamiento de pesas en los Juegos Olímpicos de Pekín. Más de ocho años después recibirá su premio. / Efe

En sus 14 años de carrera deportiva, la pesista vallecaucana Leidy Jessenia Solís Arboleda ha ganado cerca de 1.400 medallas. Tiene algunas en casa de su abuela y otras en la suya, en Tuluá, excepto la más importante, la de los Juegos Olímpicos de Pekín, a la que, sin embargo, tendrá que buscarle un lugar especial.

El 13 de agosto de 2008, la tulueña finalizó cuarta en la categoría de menos de 69 kilogramos, por detrás de la china Liu Chunhong, la rusa Oxana Slivenko y la ucraniana Natalia Davidova.

Así estuvo el escalafón hasta el pasado 17 de noviembre, cuando la Agencia Mundial Antidopaje (Wada) y el Comité Olímpico Internacional (COI) anunciaron que algunas muestras reanalizadas, entre ellas la de Davidova, habían dado positivo.

Leidy ascendió así al tercer lugar, pero el jueves, un nuevo comunicado oficial de las entidades antes mencionadas confirmó que la china Liu Chunhong también quedaba descalificada por usar sustancias prohibidas, por lo que la colombiana se quedaría con la medalla de plata.

Ahora, la Federación Internacional de Levantamiento de Pesas debe hacer efectivas las sanciones, reorganizar los escalafones y entregar los premios a quienes los merecen.

“Tengo sentimientos encontrados. Estoy feliz porque se hizo justicia, contenta por la decisión, aunque no dejo de pensar que me robaron la gloria, la alegría de ese momento de subir al podio. Por fortuna, ya asumo eso con madurez, porque sé que esta medalla vale igual que las de todos mis compañeros”, asegura la pesista que el próximo 17 de febrero cumplirá 27 años.

¿Esperaba ascender dos lugares en el podio?

Pues uno siempre queda con sospechas, porque no se explica cómo trabajando tan duro y de una manera tan seria, las marcas estén tan lejos de las medallistas. A uno le pueden ganar por cinco o 10 kilos y hay que reconocer que los demás también se esfuerzan, pero con 40 kilos de diferencia debe haber algo raro. Pero uno no puede hacer nada. Pasa el tiempo y se pierden las esperanzas.

Pero en su caso se hizo justicia.

Gracias a Dios. Ese es un premio para los deportistas limpios. Eso me ratifica que en Colombia somos los mejores del mundo y que, a pesar de las limitaciones, trabajamos muy bien, aunque hay que decir que el apoyo cada día es mayor.

¿Cuándo recibirá la medalla?

Todavía no se sabe. Hay un proceso que debe hacer la Federación Internacional. Las sancionadas deben devolver la medalla y me imagino que luego me la harán llegar.

¿Y también le darán los premios por haber ganado la medalla de plata?

En Coldeportes y el Comité Olímpico Colombiano me han dicho que con eso no hay problema. Ya me dijeron que la comunicación es oficial y que simplemente hay que esperar a que se ejecute la determinación.

En Río 2016 también quedó cuarta. ¿Espera que ocurra algo parecido?

Pues uno no sabe, mire que estos positivos se conocieron ocho años después. Habrá que esperar.

Pero tanto lío por dopaje mancha el deporte.

Sí, eso nos preocupa a quienes estamos limpios, porque con tanto escándalo existe el temor de que nuestro deporte deje de ser olímpico.

De todas maneras, esta medalla es un empujón anímico importante hacia Tokio 2020.

Sin duda. Es un aire nuevo para mi carrera, que me hace sentir que tengo con qué pelear el oro allá. Las marcas me lo permiten. Comencé a practicar las pesas desde que tenía 12 años, por tradición familiar y porque me gusta exigir mi cuerpo y esforzarme. Ahora debo seguir soñando.

¿A quiénes la dedica?

A Dios y a mi familia, primero que todo. A todos mis profes y a los amigos que siempre han creído en mí. Y a quienes me han acompañado en los momentos más duros, los de las lesiones, cuando estuve a punto de tirar la toalla.

¿Qué dice su hijo, Mateo, de todo esto?

Pues él está muy pendiente, se da cuenta de todo y está feliz por lo de la medalla. Sin duda es mi motor, mi gran motivación.

¿Qué viene ahora para usted?

Encarar con todo el nuevo ciclo olímpico. Este año tenemos el campeonato panamericano, el Mundial y los Juegos Bolivarianos. Estamos trabajando a full para seguir subiendo al podio. A largo plazo está Tokio, que es mi gran sueño.

¿Ha pensado en el retiro?

Aún no. Uno en el alto rendimiento no tiene tiempo sino para trabajar y tratar de mejorar. No he hecho planes de lo que voy a hacer en el futuro.

Comentarios

Comentarios

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Paste your AdWords Remarketing code here