JAMES

Así fue el negocio entre Bayern Múnich y Real Madrid por James

Abundan las preguntas sobre las condiciones del traspaso del capitán colombiano al poderoso Bayern Múnich. La primera: ¿por cuánto fue ese negocio?

Según informó el club ‘merengue’, ambos equipos acordaron “la cesión del jugador James Rodríguez para las dos próximas temporadas, pendiente del pertinente reconocimiento médico… El Bayern de Múnich se reserva el derecho de compra del jugador al finalizar el periodo de cesión”.

Traducción: Real Madrid, que tiene un contrato vigente con el jugador, se lo cede a Bayern Múnich, que disfruta de sus servicios por dos años, asume su salario (8 millones de euros por temporada) y dentro de dos años decide si paga o no los cerca de 40 millones de euros que piden los españoles por la venta definitiva. Pero eso no es todo: el Bayern también le pagará al Madrid 10 millones de euros, 5 por cada año, lo que significa que si todo le va bien al volante y en dos años lo quieren comprar, la venta final rondará los 50 millones de euros.

“El contrato del Madrid queda oficialmente suspendido y eso le da libertad al jugador de negociar con el club que le paga su salario, es decir el Bayern Múnich, los ingresos por premios y primas. Por eso yo pensaría que el salario va a ser más alto”, explica el abogado Andrés Charria.

 

Hay que tener en cuenta que al representante, Jorge Mendes, le corresponde el 10 por ciento de la negociación (un millón de euros) y que seguramente en el arreglo del salario tuvo otra bonificación.

Y es que el fútbol permite todos esos complicados acuerdos siempre que el resultado sea un gana-gana, como en este caso. “Real Madrid se libró dos años de salario de un jugador costoso y ganó 10 millones de euros del préstamo. Bayern recibe un jugador que vale 80 por 10 millones y en dos años la cláusula se volverá a negociar”, apunta Charria. Las condiciones, así como están, son muy favorables para los alemanes. “El Bayern apuesta: en dos años el Real Madrid no lo va a querer porque es muy costoso y el precio final seguramente bajará”.

En un escenario catastrófico, en el que los resultados no favorecieran a James en el Bayern, lo esperable es que, en dos años, no quiera renovar su vínculo con Real Madrid y vaya prestado a otro club para finalmente ser ‘agente libre’ en 2020, tal como ocurre hoy en día con Dani Alves.

 

Un manual de negociación

El caso de James es particular pues es claro que nadie vendría por él y pagaría una cláusula, que según el polémico portal Football Leaks, rondaría los 500 millones de dólares (cifra de documentos confidenciales que nunca fue probada). De hecho, tal como informó la prensa británica cuando se decía que Manchester United quería al 10, los 70 millones que pedía Florentino Pérez le parecían un despropósito a Mourinho. Por eso la opción viable para un jugador que costó 80 millones de euros en 2014 fue el préstamo.

Pero, y si alguien hubiera querido pagar, ¿cómo funcionaría esa cláusula de rescisión? “La cláusula es una cantidad anticipada de los perjuicios que un equipo considera que se causan por perder a un jugador. Fifa la recomienda en su artículo 17, pero hay sitios donde no se usan, bien porque la Ley lo impide o porque los clubes la consideran inadecuada. En España, por ejemplo, todos los equipos usan cláusulas, pero en Inglaterra no y por eso se pagó todo lo que se pagó por Bale, porque no había punto de referencia para negociar”, explica el experto.

Para evitarse largas negociaciones, algunos clubes prefieren pagar las cláusulas y llevarse a los jugadores sin más (como Figo, del Barcelona al Real Madrid), en cuyo caso los clubes les pagan bonos a los jugadores por facilitar el traspaso (no es una norma Fifa pagar un porcentaje pero en Colombia se usa pagar el 8 por ciento de cada venta y en Argentina, entre el 12 y el 15, explica Charria).

Pero no es el caso de James, por quien nadie llegó a ofrecer siquiera 50 millones. Así, todo resultó más sencillo. Ahora es momento de que el 10 hable con su fútbol, como en la Selección, la otra gran beneficiada con la probable continuidad y el ritmo que tendrá el capitán, a un año del Mundial de Rusia 2018.

Jenny Gámez A.

Editora Futbolred

@jennygameza

Comentarios

Comentarios

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Paste your AdWords Remarketing code here