MESSI

Drama en Argentina: de finalista en Brasil a posible ausencia en Rusia

No es el quinto puesto en Eliminatorias, que condena a repechaje, sino la falta de equipo para Messi

Pasan los días y Argentina no logra sacudirse del incómodo puesto de la tabla que lo obligaría a enfrentarse en noviembre a Nueva Zelanda por un cupo al Mundial. El síntoma de la última Copa América, cuando Lionel Messi renunció al equipo, agotado de intentar y no poder ganar, parece haber vuelto con más fuerza, apenas tres años después de haber estado a punto de ser campeón del mundo en el estadio Maracaná.

Las cuentas son claras: dos triunfos resuelven la papeleta y ponen al equipo en Rusia sin más complicaciones. Pero un fallo –dos empates o un triunfo y un empate en octubre- supone depender de los resultados de Colombia, Perú y Chile. Ni hablar de dos derrotas: fuera de la Copa del Mundo, con todo y Lionel Messi. Imposible para muchos hace unas semanas, pero cada vez más probable hoy.

Perú, el resucitado de la última jornada y próximo rival de la Albiceleste, es el fantasma del momento. Y viene cargado de cábalas, tan argentinas y tan ligadas a su fútbol. El recuerdo es del 31 de agosto de 1969, de nuevo contra Perú en el estadio La Bombonera. El local debía ganar pues venía de sendas derrotas contra Bolivia y el propio Perú en Lima, triunfo que los revitalizó y, sumado a una luchada victoria en La Paz, los puso a depender de ellos mismos para ir al Mundial de México en 1970. Y los eliminó del Mundial ese Perú de Chumpitaz y Cubillas con un empate 2-2. Visto así, el parecido con la realidad suena aterrador, es cierto.

Si alguien sugiere jugar en La Bombonera en octubre, el miedo sube por las piernas de los argentinos de inmediato. Y entre ellos, el primero, César Luis Menotti, técnico campeón del mundo en 1978 y ácido crítico de la actualidad de su selección: “La verdad que fue un espanto, ver todo esto fue un espanto. Yo jugué dos partidos contra Venezuela: en Caracas ganamos 7 a 0 y en Rosario 11 a 0: 18 goles en dos partidos. Y ahora tengo que ver que nos cuesta ganarle a Venezuela, algo en nosotros no anda bien”, le dijo al canal FOX Sports.

“El fútbol es como el tango, no se puede andar corriendo todo el tiempo. El fútbol tiene pausa, tiene aceleración, tiene ritmos, tiene cambios. La Argentina jugó desde el vértigo y ese es el peor enemigo de un futbolista”, añadió. “No es lo mismo dirigir al Sevilla que a la Argentina. Sobre todo si tenés a Lionel Messi. Ponen drones, dan charlas, ponen catorce tipos para laburar (trabajar) y cuando agarra la pelota Messi sale corriendo para adelante a ver si puede gambetearlos a todos, es muy difícil”, concluyó.

Precisa radiografía de la imagen que desde 2016 ha dado el equipo: pásensela al 10 y siéntense a ver. Cero equipo, cero propuesta… y una larga fila de técnicos sacrificados en el intento.

“Messi estuvo por encima del resto…Es preocupante tener un jugador tan valioso y no poder capitalizarlo. Me enoja un poco el hecho de ser tan superiores y no poder ganar en una instancia tan importante. Ojalá que esta incomodidad de no haber ganado un partido que claramente merecíamos no nos confunda de cara al futuro”, decía el hoy criticado Sampaoli tras el 1-1, sufrido, contra la joven Venezuela.

Es optimista el DT, claramente, Y algunas voces se le suman: “Estoy absolutamente convencido de que la Argentina se clasificará para la Copa del mundo”, acaba de decir Marcelo Bielsa desde Francia. Hasta Rafael Dudamel, el culpable del más reciente ‘No llores por mí, Argentina, tiene razones para creer:

Redacción Futbolred

Comentarios

Comentarios

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Paste your AdWords Remarketing code here