El ente investigador le pidió a la Corte Suprema de Justicia que investigue si el congresista tuvo relación con el Eln. Según sus pesquisas, la guerrilla apoyó financieramente a Castilla quien, supuestamente, habría visitado varios de sus campamentos en Norte de Santander.

El pasado 16 de marzo, la Fiscalía le pidió a la Corte Suprema de Justicia que investigara el supuesto vínculo que tendría el senador Alberto Castilla y el representante a la Cámara, Germán Carlosama, con la guerrilla del Eln. Ambos congresistas rechazaron la decisión del ente investigador y explicaron que nada tienen que ver con grupos armados ilegales. El caso ya llegó al alto tribunal, que recibió por parte del ente investigador varios documentos, cartas y hasta fotografías que encontraron en computadores incautados al Eln.

(En contexto: Fiscalía pide a Corte investigar a dos congresistas por vínculos con ELN).

Según Caracol Noticias, una de las cartas que estaba en poder de la Fiscalía, entre dos jefes de la guerrilla, mostraba la relación entre Castilla y el Eln. “Nos alegra que estés desarrollando la campaña del amigo que aspira al Senado, con las familias y los amigos, entonces se vota el partido que es el Polo y al frente que aparece el número 9, entonces ese número nueve se le pone la X”, dice la carta. Para el ente investigador, no hay duda de que la persona a la que se refieren es el senador Alberto Castilla.

Similar fue la mención que se encontró en la carta del representante Carlosama: “De igual forma se vota por la Cámara de Representantes, en este caso es el otro amigo, Germán Carlosama, este también es amigo del que aspira al Senado y han estado recorriendo algunos lugares juntos”. Además de la carta, a la Corte Suprema también llegaron varios documentos del Eln en donde los jefes establecieron cuántos votos habían logrado recaudar para el senador.

(Le puede interesar: ¿Quién es el senador que podría ser investigado por supuestos vínculos con el Eln?)

Otra de las pruebas que le envió la Fiscalía al alto tribunal es el testimonio de un guerrillero desmovilizado, conocido como Reyes Adolfo Sanabria. De acuerdo con la información revelada por Caracol Noticias, el exguerrillero relató que la relación entre Castilla y el Eln comenzó en 1999 y que un año después, el senador recibía $10 millones por parte de la guerrilla. El desmovilizado agregó que Castilla estuvo varias veces en campamentos en Teorama (Norte de Santander) y que en 2004 participó de una extorsión de $100 millones de dólares a Dragacol.

(Lea también: Líderes de DD.HH. rechazan posible investigación a Alberto Castilla y Germán Carlosama)

Asimismo, la Fiscalía analizó varias fotografías que encontró en computadores incautados al Eln en donde aparecía el senador Castilla. Aunque en ningún momento la guerrilla acompaña al senador en los registros fotográficos, el ente investigador le explicó a la Corte que el Eln hizo varios análisis de la figura del congresista para decidir si lo apoyaba o no. El expediente en contra de Castilla y Carlosama ya se encuentra en el alto tribunal, en el despacho del magistrado José Francisco Acuña, quien estudiará las pruebas para definir el futuro de los congresistas.

Al conocer la decisión de la Fiscalía, Castilla explicó que para él todo se trata de una persecución más en contra de los líderes de izquierda en el país. “Tengo la conciencia limpia pues no tengo ningún vínculo con el Eln ni con ningún otro grupo armado ilegal”, señaló durante una rueda de prensa el pasado sábado 17 de marzo. En cuando a Carlosama, el representante también rechazó el anuncio de la Fiscalía. “Es absurdo que alguien piense que yo estoy con alguna guerrilla. A mi me mataron a mi hermano en 1991. Era policía. Tengo muy claro que no hay ninguna conversación o ninguna fotografía que me incrimine. Yo soy consciente de mis actos y no he tenido relación con ninguna guerrilla”, relató el congresista. El Espectador

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com