Todo estaba puesto a punto para que se diese una noche perfecta para el media punta cafetero James Rodríguez. Principalmente porque era una semifinal de Champions League contra su antiguo club el Real Madrid, otro elemento también era quería demostrar que se confundieron cuando le dejaron irse, desde luego estaba toda la carne en el asador para ver algo importante pero lamentablemente no pudo firmar una victoria para su equipo.

No obstante, el número ’11’ del equipo bávaro completó un partido bastante bueno, por lo tanto debería irse a casa con una gran motivación para la vuelta, ya que el talento, la clase y el fútbol está con él. Pero la estrella colombiana confirmó todo lo contrario en unas declaraciones después del partido: “Tuvimos cinco ocasiones claras y ellos dos, terminamos el partido bastante fastidiados”.

Desde luego los números confirman su buen hacer en el día de hoy, independientemente del extraordinario pase de gol que deja sólo a Joshua Kimmich tras el despiste defensivo de Marcelo, que ya es la segunda asistencia en está competición. Para empezar, el atacante tuvo el 90,14% de pases acertados, o sea que de los 71 pases que compartió 64 fueron buenos.

Sí es verdad que en la segunda parte estuvo un poco más discreto, no obstante esta situación no le hizo flaquear porque sostuvo el esférico con 94 toques y con índice de 8 duelos ganados de los 15 que peleó.

También es cierto que sólo efectuó con éxito un solo regate de los dos que intentó, pero es que su equipo, hoy carmesí, no pudo generar más ocasiones y por ello el centrocampista se diluyó junto con su equipo.

Ahora bien, James debería empezar a pensar en el próximo martes, primero de mayo, para devolver el golpe que hoy no pudo dar sobre la mesa.

marca.com

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com