Durante una década siguió a Bhagwan Shree Rajneesh, pero sus sueños  se fueron al suelo.

En 1981, el carismático pero polémico líder místico de India, el gurú Bhagwan Shree Rajneesh, decidió radicarse a Estados Unidos, donde fundó una comuna de miles de seguidores en una hacienda de 25.000 hectáreas en el estado de Oregón.

Desde los primeros días, Hugh Milne, un escocés, fue discípulo del que llegaron a llamar el “gurú del sexo”, pero su sueño de vivir en una comunidad iluminada basada en el amor y la bondad se desplomó de manera espectacular.

Durante un período de cinco años, hubo enfrentamientos con la ley, tensiones con los residentes, incluidos intentos de asesinato, fraude electoral, contrabando de armas y un envenenamiento masivo que todavía está catalogado como el mayor ataque terrorista biológico en la historia de EE.UU.

La popular serie de Netflix Wild Wild Country documentó los hechos de la peculiar secta.


Hugh Milne era de la ciudad de Edimburgo y durante una década siguió íntimamente al místico, de quien se decía tuvo 90 lujosos autos Rolls Royce.

Durante ese período, Bagwhan Rajneesh lo inspiró, se acostó con su novia y lo envió a hacer trabajos forzados.

Durante muchos años, Hugh fue el guardaespaldas de Bhagwan. Su tarea principal era evitar que sus seguidores tocaran al gurú.

En esos 10 años que Hugh estuvo con él, Rajneesh dirigió una rápida expansión de un movimiento que creció de “20 a 20.000 seguidores”.

“Esas no son 20.000 personas que salen a comprar una revista”, dice Hugh. “Estas son personas que abandonaron sus hogares, sus familias, todo y que trabajan de 60 a 80 horas a la semana sin salario y viven en dormitorios compartidos”.

“Ese era el compromiso”.


Hugh, que ahora tiene 70 años, nació en Lanark, que era el único lugar en Escocia donde una mujer podía dar a luz de manera natural.

Se crió en Edimburgo, donde su familia tenía vínculos con la Clínica Kingston, fundada por su abuelo James C. Thomson, que fomentaba tratamientos naturistas como la hidroterapia.

En 1973, con 25 año y después de capacitarse como osteópata, Hugh se fue a India atraído por las enseñanzas de Bhagwan Rajneesh, que había escuchado en casetes de audio.

“Cuando conoces a un hombre tan notable, eso tiene un impacto extraordinario en tu ser”, señala Hugh, quien en India adoptó el nombre de Swami Shivamurti.

“Pensé ‘qué ser tan magnifico, sabio, amable, amoroso y consciente que es'”.

“Quería postrarme a sus pies y aprender de él”.


Hugh escribió un libro sobre Bhagwan titulado “El dios que falló”, aunque explica que el gurú nunca fue un dios en el sentido cristiano.

“Yo lo consideré como un ser humano sumamente evolucionado con extraordinarios dones de percepción y conocimiento”, dice.

Cuenta que Bhagwan, que tomó el nombre de Osho en los años antes de su muerte en 1990, era un “camaleón” que se convertía en cualquier cosa que la gente quisiera que fuera.

El Tiempo.

 

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com