Según la Acnur, en 2017 hubo 91.431 personas desplazadas en el país, para un total de 7,7 millones.

Con 7,7 millones de personas desplazadas en 2017, Colombia volvió a ubicarse como el país con más desplazados internos en el mundo, según el informe anual Tendencias Globales presentado este martes por la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

El país conservó el primer lugar en esta clasificación por delante de Siria, que lleva cerca de ocho años inmersa en una cruenta guerra civil, y a pesar de que las conversaciones de paz entre el Gobierno y la guerrilla de las Farc concluyeron con un acuerdo de paz.

Durante el 2017, de acuerdo con el informe, 91.431 personas fueron desplazadas. No obstante aclara que esa cifra podía crecer, pues debido al proceso de declaración, valoración y registro los datos tardan en entrar en la base de datos.

En 2016, la Agencia reportó 124.295 personas desplazadas en el país, más que el año pasado.

Si bien la Acnur destacó que “los frutos del cese de la confrontación armada han sido evidentes”, puso de manifiesto los “desafíos y vacíos de protección” generados por “un escenario confuso de reconfiguración y reposicionamiento de grupos armados ilegales, como consecuencia de la disputa por el control territorial de zonas dejadas por las Farc”.

En cuanto a lo que va del 2018, destaca que durante los 5 primeros meses se mantuvo un escenario confuso de reconfiguración y reposicionamiento de grupos armados ilegales, como consecuencia de la disputa por el control territorial de zonas dejadas por la guerrilla de las Farc.

Estas zonas, señala el organismo en un comunicado, representan un alto valor
estratégico para los actores armados ilegales derivado de la ubicación geográfica y la baja presencia del Estado.

La disputa entre estos grupos armados ilegales y de estos con la Fuerza Pública, de acuerdo al seguimiento que ha hecho Acnur, ha generado el desplazamiento forzado de 13.706 personas, en 34 eventos de desplazamientos masivos en los primeros 5 meses del año, que afectaron de manera desproporcionada a comunidades campesinas ubicadas especialmente en las subregiones del Bajo Cauca y Norte de Antioquia, el Catatumbo, en Norte de Santander, y el Pacífico, en particular el departamento de Nariño.

Siria es segundo con más desplazados

Después de Colombia, Siria seguía siendo el segundo país en cuanto a población de desplazados internos, pese a haber disminuido de 6,3 millones al final de 2016 a 6,2
millones al término de 2017. Sin embargo, a diferencia de Colombia, esta población al acabar el año era el resultado tanto de aumentos como de disminuciones.

Debido al prolongado conflicto, la población de desplazados internos en Siria aumentó en aproximadamente 2,9 millones, mientras que 597.200 desplazados internos regresaron a sus zonas de origen.  Además, otros 2,5 millones de disminuciones se debieron a ajustes estadísticos basados en la población de desplazados internos al terminar el año facilitada por la Oficina de las Naciones
Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios.

Mayor desplazamiento en fronteras

Las zonas de frontera, según el informe de la Acnur, concentran un alto porcentaje de hechos de desplazamientos forzados masivos.

La zona de frontera entre Colombia y Venezuela presenta un doble desafío en términos de protección debido a los hechos de desplazamiento forzado (en Norte de Santander y Arauca), y a la llegada masiva de población venezolana que está cruzando la frontera.

“Esta coincidencia territorial aumenta la vulnerabilidad de ambas poblaciones que
requieren asistencia del Estado con urgencia. Ante esta situación, la capacidad de las
autoridades locales puede llegar a ser limitada para garantizar la asistencia mínima y reducir las expresiones de xenofobia”, dice el comunicado.

Por su parte, la zona de frontera entre Colombia y Ecuador presenta tanto el desafío para la prevención y atención de los desplazamientos masivos en Nariño, así como
la afectación en las comunidades fronterizas en Ecuador.

La Acnur anota que el Gobierno colombiano concluyó la semana anterior el ejercicio de registro masivo de venezolanos en situación irregular. Como resultado, 442.462 venezolanos se registraron durante dos meses alrededor del país.

Venezuela, con más solicitudes de asilo

El estudio destacó también la salida de más de 1,5 millones de personas desde Venezuela en los últimos años, convirtiéndose en la cuarta nacionalidad que más solicitudes de asilo generó, con 126.400, comparado con las 10.200 de 2015.

A principios de este año, más de medio millón de venezolanos había logrado regularizar su estancia en el extranjero, sobre todo en países vecinos. Solo Afganistán, Siria e Irak estuvieron por delante en este ítem.

Perú fue el país que más peticiones de asilo registró por parte de venezolanos, con 33.100, seguido de Estados Unidos (30.000) y Brasil (17.900).

En lo relativo al fenómeno en el mundo, el informe Tendencias Globales señala que se siguió experimentando una reducción sostenida, pasando de los 2,5 millones en 2015 a los 1,9 millones del año pasado.

El país que más pedidos recibió fue Estados Unidos, con 331.700, un incremento del 27 por ciento frente al año previo. Entre los solicitantes, destacaron los originarios de naciones del norte de Centroamérica, con el 43 por ciento del total.

Los salvadoreños lideraron los pedidos con 49.500, seguidos por guatemaltecos (35.300) y hondureños (28.800). Asimismo, destacó el incremento del 63 por ciento en los procedimientos iniciados por venezolanos, hasta los 29.900.

Tres años con reducción en el mundo

El reporte del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados cifró en 40 millones el número de desplazados internos a nivel mundial, dentro de los 68,5 millones de personas desplazadas por la fuerza que había a fines de 2017, un nuevo máximo histórico por quinto año consecutivo.

Este es el tercer año consecutivo que se registra una disminución del número mundial de desplazados internos, desde los 40,3 millones en 2016 y los 40,8
millones en 2015, según los cálculos del Observatorio sobre el Desplazamiento Interno (IDMC). La población de desplazados internos había registrado un aumento
constante hasta 2015, pero ha ido disminuyendo desde ese año.

Sin embargo, esta cifra total oculta en cierta medida las oscilaciones que tuvieron lugar en 2017, con muchos nuevos desplazamientos en gran escala y el retorno de un gran número de personas a sus lugares de origen.

Redacción EL TIEMPO, con información de Reuters

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com