El grupo trabajó a puerta cerrada preparando y se esperan hasta seis modificaciones.

La Selección Colombia trabajó este viernes a puerta cerrada en Kazán, preparando el crucial partido del domingo contra Polonia. En la mañana hicieron un trabajo específico de gimnasio y en la tarde una práctica de fútbol. La buena noticia, james está recuperado y más tranquilo que en los días previos al duelo contra Japón y ningún jugador presenta novedades físicas. Todos están disponibles.

Precisamente, eso le permitirá al técnico José Pékerman tener todas sus unidades disponibles para corregir lo que salió mal en Saransk, que no fue poco.

Extraoficialmente se habla de hasta seis cambios que tendrían la misión de fortalecer el juego aéreo y ganar un poco más de experiencia.

Los dos primeros serían los centrales: Cristian Zapata y Yerry Mina se perfilan como los indicados para relevar a Dávinson Sánchez y Óscar Murillo. La duda es la falta de competencia de los dos primeros, pero tras el balance de los dos últimos casi que la necesidad obliga.

En el medio campo también habría dos novedades: Abel Aguilar y Wilmar Barrios irían por los inicialistas contra Japón, Carlos Sánchez (expulsado) y Jefferson Lerma.

James, quien no fue titular en el debut mundialista, será otra vez de la partida.

Y el sexto cambio del que se habla en Kazán sería Mateus Uribe en la posición que ocupó José Izquierdo en el primer partido de Colombia. Su salida y su media distancia lo ubican entre los candidatos.

Hay que decir que son versiones aún por confirmar, pero lo que sí es un hecho es que el técnico José Pékerman hará varios ajustes, teniendo en cuenta que contra Polonia está prohibido perder.

Jenny Gámez

Editora FUTBOLRED y enviada especial a Rusia

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com