La directora de la Misión de Observación Electoral (MOE), Alejandra Barrios, cree que los partidos mayoritarios jalonarían los resultados electorales, dejando a las minorías y a la oposición de un lado de los cargos públicos.

Alejandra Barrios, directora de la MOE. Archivo

Este martes se inció el debate en la Comisión Primera del Senado se la reforma política propuesta que recoge las propuestas de varios de los partidos en el Congreso, una inicativa que para la directora de la Misión de Observación Electoral (MOE), Alejandra Barrios, es arriesgada.

Lea: Lista cerrada, Senado regional y corte electoral autónoma: un nuevo intento de reforma política

“Estamos avanzando hacia la posibilidad de cerrar el sistema político, haciendo desaparecer completamente los partidos de oposición y los minoritarios. Para tener un ejemplo, con un voto único, desde Presidencia pasando por Congreso, lo que vamos a tener son unas mayorías aplastantes en el Congreso de la República y a nivel regional unos mapas absolutamente claros de partidos mayoritarios”, manifiesta Barreras.

Explica que esta dinámica del voto único funcionaría igual en las alcaldías, gobernaciones, concejos y asambleas: “Los candidatos fuertes son los que jalonan toda la votación”.

Sin embargo, apoya la idea de crear un tribunal electoral, como la única entidad que garantizaría transparencia en el proceso. “La reforma a la justicia está devolviendo a la elección del registrador Nacional del Estado Civil al Congreso, además, a través de la ley de presupuesto está acabando con las consultas populares. Por eso, avanzar hacia un tribunal electoral terminaría siendo el único escenario independiente y garantista en el ejercicio de transparencia”, argumenta Barrios.

Por último, frente a la propuesta de disminuir la edad para votar, la director de la MOE apreció las iniciativas juveniles en la participación política, pero advierte el riesgo que tienen estos al ser blanco de delitos de constreñimiento.

“No podemos permitir que los jóvenes de 16 años terminen siendo el plato principal para el clientelismo. En el último proceso electoral recibimos información ciudadana sobre profesores indicando por quién votar a los estudiantes y rectores metidos en el ejercicio de la política. Imagínense muchachos de 16 años que necesitan cupos públicos a merced sin control de la autoridad electoral”, expresó.

El Espectador

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com