El premio The Best ya reposa en el salón de la casa de Luka Modric. Y sin tiempo para disfrutarlo, empieza (o continúa, porque el verbo empezar implicaría que en algún momento acaba) el debate del Balón de Oro. El croata, que ya luce en su palmarés, además del trofeo recogido en Londres, el premio al Mejor Jugador en Europa de UEFA, tendrá difícil repetir foto en la Torre Eiffel ante una de las elecciones más abiertas que se recuerdan para el dorado galardón.

Y lo es porque el sistema de votación ‘favorece’ a los jugadores franceses. Los electores son los corresponsales de France Football y el premio se entrega en París, lo que puede provocar que se tenga una sensibilidad especial para premiar a alguno de los campeones del mundo en su propio país.

Históricamente, el Balón de Oro ha ido a parar a las manos de un componente de la selección campeona del mundo, como Cannavaro en 2006, Ronaldo en 2002 o Zidane en 1998. En 2010 y 2014 el premio cambió sus reglas y su sistema de votación al fusionarse con el FIFA World Player. Una pista más de por dónde pueden ir los tiros con el galardón de este año.

Precisamente eso es lo que hace aumentar las opciones de Griezmann, Mbappé… y de Varane, que ha sido el más votado entre los tres ‘repartepuntos’ galos del The Best. Ha sumado 13 de 15 posibles gracias al capitán Lloris, al técnico Deschamps y al periodista Jean Resseguie. Griezmann sumó nueve y Mbappé sólo dos.

La gran diferencia de este premio respecto al The Best es que se valora el año natural y no la campaña finalizada, por lo que Griezmann puede añadir a su lista de méritos la Supercopa de Europa lograda ante el Real Madrid en agosto. Otro título, su tercero del año tras la Europa League y el Mundial, que le abren de par en par las puertas de la gloria.

Pero en su camino se cruzan varios ‘enemigos’, como Mbappé, cuya actuación en Rusia maravilló y que ha terminado cuarto en la clasificación del The Best, por delante de Messi y de su compatriota Antoine (sería tercero sin los votos de la afición), o el propio Modric, que ya tiene el Balón de Oro del Mundial en su mesilla de noche y quiere ‘el de verdad’. O Cristiano, que siempre está…

En definitiva, el Balón de Oro más abierto de los últimos años, cuyos finalistas se conocerán el próximo 8 de octubre. Desde entonces y hasta que se entregue, todo serán incógnitas que se desvelarán cuando el nuevo rey del fútbol aparezca abrazando su preciado trofeo en la foto más soñada por los futbolistas.

MARCA.COM

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com