La demanda por pérdida de investidura que presentó Pablo Bustos, presidente de la Red de Veedurías, aseguraba que los dos congresistas son responsables gestiones indebidas por el escándalo de corrupción de la empresa brasileña Odebrecht.

Bernardo Ñoño Elías y Plinio Olano, señalados por la las autoridades de participar en los sobornos de Odebrecht. Archivo particular y Federación Nacional de Departamentos

El Consejo de Estado decretó la pérdida de investidura de los excongresistas Bernardo Miguel Elías Vidal y Plinio Olano por su vinculación en el escándalo de Sobornos de Odebrecht. Elías ya está condenado a seis años  y Olano fue llamado a juicio por la Corte Suprema de Justicia. La decisión tomada por el magistrado Jaime Rodríguez Navas señala que está probado que ambos incurrieron en un tráfico de influencias dentro del proceso contractual de la Ruta del Sol II.

Tomando en cuenta testimonios como los del exsenador Otto Bula o Federico Gaviria y el exviceministro Gabriel García Morales, el Consejo de Estado aseguró que hay plena certeza de que Ñoño Elías “realizó gestiones y ejerció presiones valiéndose de su investidura, ante las distintas entidades del Gobierno Nacional, llámense ANI, Ministerio de Hacienda, Transporte, Planeación y ante el mismo congreso, entre algunas otras entidades, para obtener, como lo hizo, con su grupo de amigos  “Los Buldócer”, el contrato de estabilidad jurídica y la agilización del otro si número 6, de la Ruta del Sol II“.

(Le puede interesar: Bernardo Elías y Plinio Olano, cerca de muerte política)

De acuerdo con la decisión, las gestiones de Elías permitieron que el contrato se hiciera de una manera rápida, eficiente y en las mejores condiciones para la multinacional Odebrecht, “formando parte de un gran entramado de corrupción al que fueron arrastrados, no solo algunos otros congresistas, sino  varios servidores públicos de diversas entidades del Estado, enviando un mensaje para el país de descomposición con un comportamiento reprochable y anti ético, contrario a lo que se espera de una persona que es elegida por y para defensa de los intereses públicos”.

En este caso, la Procuraduría había pedido  que ambos congresistas pierdan su investidura por estimar que ambos pusieron su rol político al servicio de la multinacional Odebrecht. El delegado del Ministerio Público señaló que en el caso de Elías, es claro “que participó en las maniobras de tráfico de influencias para influenciar sobre diferentes entidades públicas y que logró el pago de unas prebendas. Se puso al servicio de la multinacional brasilera en violación de los principios constitucionales”, dijo.

Le puede interesar: Consejo de Estado estudiará demanda en contra de “Ñoño” Elías y Plinio Olano)

En el caso de Olano, el delegado del Ministerio Público aseguró que hay suficientes pruebas de su posible participación en este escándalo de sobornos. “Se convirtió en un verdadero gestor de negocios de Odebrecht. Y están documentadas las artimañas que usó el exsenador para que le pagaran los sobornos a los cuáles accedió para realizar las gestiones”, aseguró el delegado. Por su parte, la defensa de Olano aseguró que no es cierto que haya actuado en favor de la multinacional.

El Consejo de Estado señaló en su decisión de primera instancia que Olano Becerra fue cooptado por los directivos de la multinacional Odebrecht, Luiz Bueno y Eleuberto Martorelli, para conseguir contratos en condiciones favorables para la compañía, a cambio de dinero. “Olano fue atraído por la empresa porque era una persona influyente en el medio político, pertenecía a la Comisión Sexta del Senado de la República competente para manejar los temas de infraestructura que eran de su interés, con influencia política y de presión sobre los organismos que operaban los temas contractuales, como eran el Ministerio de Transporte, el INCO y luego la ANI”, dice el fallo.

El Espectador

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com