Estar prácticamente eliminado de las finales de la Liga Águila tiene a los hinchas de América viviendo algo que sólo es comparable con los cinco años que estuvo en la segunda división. Clima hostil en el estadio, insultos al equipo yprotestas con pancartas, volantes o en las redes sociales.

Lo vivido este domingo en el Pascual Guerrero mostró una vez donde está verdaderamente el equipo. Donde las noticias futbolísticas son pocas y pero lo que pasa alrededor y dentro del mismo se llevan todo el protagonismo. Los goles de Jhon Quiñones y Fernando Aristeguieta quedarán en el olvido. Un estadística

Sin embargo, los insultos a los jugadores llegan en todos los idiomas, los billetes de 50 y 100 mil con mensajes ofensivos a los directivos y la escena de Fernando ‘Pecoso’ Castro en el entretiempo reflejan una vez más que la grandeza que alguna vez tuvo el América se derrite tan rápido con un pellizco en la puerta de horno caliente.

El equipo que supo ganar 13 veces la Liga Águila y llegar a cuatro finales de Copa Libertadores, hoy es un circo. Con directivos que prefieren posar en redes sociales en almuerzos y cenas sin beneficio; que tratan al equipo como una tienda de barrio y que por su mala gestión han sido varias las veces que un partido de fútbol ha podido terminar en tragedia.

Un circo en el que están expuestos los jugadores y el entrenador. Que nos guste, o no, salen domingo a domingo a dar la cara. A tratar de dar su mejor esfuerzo para que esos que están en los escritorios puedan golpear sus copas y juntar algunos pesos.

MARCA.COM

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com