Un primer tiempo de buen fútbol y un segundo de garra y entrega marcaron la ida en La Bombonera.

Contra todo pronóstico, no fue una batalla sino una notable exhibición de fútbol el partido de ida de la final de Copa Libertadores, que empataron 2-2 Boca Juniors y River Plate en el estadio La Bombonera. Goles de Ábila y Benedetto para el local y de Pratto e Izquierdos (en contra) para el visitante marcaron la pauta de los primeros 90 minutos de esta, la denominada ‘final del siglo’.

En un campo impecable -considerando la cantidad de agua que recibió- finalmente rodaba la pelota, un día después de lo previsto, con un River más serio en su propuesta y Boca en la suya, metiendo y jugando largo al talento de ‘Wanchope’ Ábila.

El primer remate a puerta llegaría al minuto 5 para River, un tiro libre de costado al que llegó el portero a un hermoso cobro de Martínez.

Otra vez lo intentó River con Santos Borré adelantándose a su marcador, Milton Casco.

La preocupación llegó para Boca a los 20 minutos con Pavón, que sufrió una lesión muscular. La solución, para felicidad de los hinchas, invitaba a la ilusión: llegaba Darío Benedetto, el héroe de la clasificación contra Palmeiras.

Y apareció el gol. En el primer intento de Ábila tapó Armani pero dejó el rebote y el mismo ‘Wanchope’ fusiló. Estalló de júbilo La Bombonera pero unos segundos después volvió a silenciarse: rápida salida de River, se enredó el marcador Izquierdos y con un remate cruzado se volvió a equilibrar el clásico por cortesía de Pratto.

A punto estuvo Boca de irse adelante en un enredo en el área, pero no logró conectar Ábila. Al 39 era gol de River el contragolpe por izquierda y el remate de Martínez lo rechazó Rossi con los pies.

Aparecería Benedetto, el atacante que parece tocado por la fortuna, quien adelantó a Boca en la penúltima jugada del primer tiempo, cuando de espaldas y dando la vuelta en el aire cabeceó ante la tibia marca del colombiano Borré.

Milton Casco al 57 tuvo la primera opción clara del complemento, un violento remate que rozó la esquina del arco. Villa se junto con Izquierdos, que por poco gana en el anticipo a Pinola al 59.

Premio a la insistencia de River fue el empate parcial al 60: en el cobro por izquierda de Martínez apareció Pratto para provocar el error de Izquierdos, quien venció a su propio arquero. Una pena el castigo para Rossi, el hombre que evitó la sorpresa de River en La Bombonera.

Después el show cedió ante el cansancio, ya no había tanta acción en los arcos y la pelota iba y venía en el medio, con ocasionales pases profundos, Villa desaparecido en ataque, Santos Borré con la amarilla, que lo saca de la gran final del 24 de noviembre y Quintero teniendo algunos minutos en La Bombonera.

Con todo, el gran protagonista del segundo tiempo fue Armani, con una espectacular atajada ante Benedetto ¡al minuto 89! En el mano a mano, cuando su equipo más lo necesitaba se barrió con las piernas por delante para un desvío que bien puede valer un título.

Se fue el tiempo y se guardaron los equipos, conscientes de la necesidad de resguardarse para los últimos 90 minutos en el estadio Monumental. Buen partido, espectáculo a la altura de una final de Libertadores y cuenta equilibrada para la revancha, que será en dos semanas.

futbolred

 

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com