Este viernes, en entrevista con Blu Radio, el presidente Iván Duque respondió cómo recibe los resultados de la más reciente encuesta de Invamer en que su favorabilidad cayó al 27%.

La gestión del presidente Iván Duque cuenta con una aprobación del 27%.

La gestión del presidente Iván Duque cuenta con una aprobación del 27%.Presidencia de la República

Este viernes se conoció una nueva medición de favorabilidad de la gestión del Gobierno. Para muchos de los colombianos el 27% de desaprobación al trabajo del presidente Iván Duque es un sentir generalizado, sin embargo, para el mandatario es un resultado que se debe de analizar sin dejarse afectar por los porcentajes.

Uno tiene que entender que es un sentimiento popular, que es lo que piensa la opinión pública, pero uno no puede convertir las encuestas en una especie de ancla emocional ni de ancla de gobierno, porque ahí se perdería el norte”, afirmó el presidente en entrevista con Blu Radio.

Con un tono tranquilo aseguró que se analizarán los resultados para continuar trabajando en lo que, para él, necesita el país. “Procurando todos los días hacer más pedagogía, hablándole al pueblo colombiano con mucha tranquilidad, serenidad, orientándolo hacia donde debemos hacer las grandes reformas”, expresó.

En sus creencias sobre cuál debe ser la ruta para gobernar el país,aprovechó para defender su reforma tributaria, también conocida como la ley de financiamiento, en la que insistió la importancia de formalizar a más del 50% de la población de Colombia que se encuentra fuera de esta. Bajo esta premisa justificó la reducción de los impuestos a las empresas para que estas puedan generar más trabajo y compensar mejor a los trabajadores. Complementó que, con este modelo, se les quitará el IVA a los más pobres con un sistema de compensación con subsidios al agua, luz, entre otros.

Afirmó que, por ningún motivo, impondrá el punto del IVA a la canasta familiar, pero que sí es necesario encontrarle una alternativa de recaudo, a la que varias bancadas del Congreso han presentado proposiciones al Gobierno tras manifestar su desacuerdo con la propuesta. “En una discusión en el Congreso uno no llega con dogmatismo, uno plantea una discusión para que los partidos muestren sus posturas y así lograr los $14 billones”, reiteró.

Frente a las dificultades que han resultado en los trámites de los proyectos en Congreso aseguró que es uno de los puntos que más le han criticado por no conseguir las mayorías. No obstante, dijo que se mantendrá en su postura con la que llegó al Gobierno: cero mermelada. “El país necesita cambiar las reglas entre el ejecutivo y legislativo, se necesita eliminar una figura transaccional para que haya más deliberación y más independencia de poderes”, aseveró.

También: El Plan de Desarrollo de Duque

Bajo la premisa de transparencia, también, mostró su apoyo al proyecto de la limitación a tres períodos para los congresistas. Por tanto, expresó su deseo de que así se apruebe esta iniciativa, que fue hundida en plenaria de la Cámara de Representantes y luego añadida en la reforma política que adelanta el Senado.

Asimismo, respondió a las críticas por los señalamientos de incumplimiento que le hicieron los líderes de la Consulta Anticorrupción por la lentitud en el trámite del paquete anticorrupción. Para él, las iniciativas están caminando, a excepción de la que toca el tema de los salarios a los congresistas y altos funcionarios. “Yo sé que pueden ir más rápido, pero van avanzando”.

En la línea de las críticas a su gobierno, reflejadas en la medición de Invamer, reveló que no profundiza en las polarizaciones existentes en el Gobierno y, por tanto, para él, “le parece más importante una presidencia que la critiquen por tener un moderador que por generar más divisiones”.

Entre otros temas de los que habló está el de las manifestaciones estudiantiles, en las cuales reiteró que su papel no es el de un antagonista, sin embargo, según él, no se puede sacar más dinero y ya se han buscado otras fuentes de ingreso para atender el déficit de la universidades públicas como las regalías pactadas con los gobernadores.

Desmintió, además, los supuestos distanciamientos con su partido, a la par que aseguró que no puede gobernar solo para ellos. “Uno tiene sus raíces muy claras, pero hay que buscar gobernar para todos los colombianos”.

Para finalizar, haciendo balance a sus 100 días de gobierno, que dejan como resultado 27% de favorabilidad, reconoció que le falta fortalecer el trabajo político en el Congreso y la comunicación de los resultados que se han obtenido. “No voy a dejar de trabajar 24 horas para ganarme el afecto del pueblo colombiano mostrando de que somos capaces de transformar realidades”, concluyó.

El Espectador

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com