Así lo dijo el ministro de Defensa. Según autoridades, la nave “podría haber implosionado”.

¿Qué paso con el submarino argentino ARA San JuanEse es el mayor interrogante que han tenido los familiares, las autoridades y el mundo entero tras la desaparición de la nave el 15 de noviembre de 2017.

Este viernes, la empresa estadounidense Ocean Infinity y la Armada argentina informaron que los restos del submarino, con 44 tripulantes a bordo, había sido hallado a 907 metros de profundidad y a más de 600 kilómetros de la costa de la ciudad de Comodoro Rivadavia, en la provincia argentina de Chubut.

Estamos ahora para ratificar lo que se dijo anoche. Es el ARA San Juan. Se ha encontrado a 907 metros con partes desprendidas al casco resistente en una zona muy próxima a donde se dio el último informe con el ruido o la anomalía hidroacústica. Ese es el área donde teníamos el 90 % de probabilidades de que estaba el submarino, pero ante la ausencia tecnología no lo habíamos podido encontrar”, indicó el ministro de Defensa de Argentina, Óscar Aguad.

Las autoridades navales de Argentina dieron una rueda de prensa desde Buenos Aires, donde ratificaron la información sobre el hallazgo de la nave y aseguraron que lo más probable es que el submarino “podría haber implosionado o colapsado muy cerca del fondo porque el campo de escombros es muy cerca del área donde lo hallaron”. Así lo informó el capitán de navío, Enrique Balbi, exvocero de la Armada.

“Una implosión se da cuando la presión externa del mar es superior a la atmósfera interna, en este caso, la que estaba dentro del casco resistente del submarino”, explicó.

El jefe del Estado Mayor General de la Armada, el vicealmirante José Luis Villán, dijo que hay visibilidad es “muy reducida en virtud de la turbulencia y la salinidad que hay en esa profundidad”. Añadió que por ahora solo se conocen tres imágenes, pero esperan tener en las próximos horas tender algunas más nítidas y en mejor definición.

“Para tener imágenes de mayor precisión hace falta no menor de seis o siete horas, con distintos AUV (Vehículo submarino autónomo o Autonomous Underwater Vehicle, por sus siglas en inglés) y distintas aproximaciones”, indicó Villán.

Villán también indicó que, aunque los familiares han exigido el reflote de la embarcación, hay dos límites que por ahora impiden que eso se haga.

“El primero es que hay un tema legal. La jueza -Marta Yáñez- es la única que que puede determinar en qué momento se pueden remover las distintas partes constitutivas que han sido halladas para dar con las causas de la desaparición del ARA. El otro es el límite técnico.  Ni siquiera teníamos la ubicación, la masa ni la localización, entonces, por ahora,  no podemos afirmar ni negar que puede ser sacado el submarino”, indicó Villán.

“Yo diría que no, no tenemos medios para extraerlo. No teníamos ni los medios para bajar al mar. Tampoco tenemos ROV (vehículos de inspección remota) para bajar a esas profundidades. Ni tenemos equipamiento para extraer un buque de estas características (…) Es muy difícil rescatar el ARA San Juan”, añadió el ministro Aguad.

Se espera que en las próximas horas el presidente de Argentina, Mauricio Macri, decretará el duelo nacional y se pondrán las banderas a media asta.

¿Por qué es tan difícil encontrar un submarino?

A pesar de que 13 países colaboran en su búsqueda con buques, aviones y 4.000 personas, los submarinos están hechos para no ser fácilmente detectados, por ejemplo, funcionar con electricidad hace que sean poco ruidosos. Así lo explicó hace unos meses a EL TIEMPO el capitán de navío y submarinista Ludwig Martín Moog Herrera, comandante de la Base Naval de Cartagena.

“Según se ha dicho, hubo alguna falla eléctrica, si el submarino no tiene equipos al interior que estén produciendo ruido o si está a una gran profundidad, la búsqueda se hace cada vez más difícil, mientras ellos no hagan una emisión acústica o manden señales va a ser difícil que los detecten. “, dijo el submarinista.

Por otro lado, la definición del área de búsqueda puede irse extendiendo conforme pasan los días por el influjo de la marea, por ejemplo, y mientras más grande sea el área de búsqueda, más difícil se hará encontrar el submarino.

“Si estuviera en superficie flotando habría alguna forma de comunicarse, así sea algún teléfono satelital pero es lo que aún no ha salido. Si está debajo del agua, ellos ya debieron haber intentado salir y romper la superficie para renovar aire y cargar las baterías y no ha sido así. Esto indicaría que están en una situación en la que no pueden salir a la superficie, esto también reduce las posibilidades de encuentro”, dijo el comandante de la Base Naval de Cartagena.

ELTIEMPO.COM*
Con información de agencias

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com