Fiscales de EE. UU. dicen que el narco mexicano habló por teléfono con su esposa Emma Coronel.

El expiloto de Joaquín el ‘Chapo’ Guzmán, Miguel Ángel Martínez Martínez, declaró ante el jurado de Nueva York en contra del capo. Relató cómo transportaban la droga desde Colombia a México y, de ahí, a EE. UU.

Martínez, quien dijo obtuvo su licencia en Texas, indicó que trabajó para el acusado entre 1986 y 1998 como piloto, y era el encargado de hablar con los carteles de Colombia, de recibir los cargamentos que llegaban desde este país, enviarla a EE. UU. y hacer los pagos, otro trabajo como “gerente”, que incluyó abrir oficinas para Guzmán Loera en diferentes lugares del país.

En su primer testimonio durante el histórico juicio, contó que hizo varios viajes con el ‘Chapo’ a Estados Unidos -en uno compraron dos aviones por 3 millones de dólares- y luego fueron a Las Vegas (“el señor Guzmán quería apostar”); y en otros fueron a Colombia a negociar envíos de droga por avión y por barco.

Martínez, quien trabajó para el capo de la droga entre 1986 y 1998, relató cómo navíos atuneros y mercantes de Colombia cargados a reventar de cocaína (“hasta 13 o 14 toneladas”) se encontraban en aguas internacionales con barcos mexicanos a los que transferían la droga, el 100 por ciento de la cual terminaba en Estados Unidos.

Entre 1990 y 1993, dijo, importaron por barco entre 25 y 30 toneladas de cocaína colombiana por año. El 55 por ciento de los ingresos generados por la venta de la droga era para los colombianos, el 45 por ciento para el capo, afirmó.

Martínez, inicialmente un contrabandista de electrodomésticos estadounidenses a México, conoció al ‘Chapo’ cuando era piloto. Pero en 1987 casi se estrella en un vuelo, con el capo a bordo. El ‘Chapo’ decidió entonces nombrarlo como jefe de su oficina en Ciudad de México. Fui “como un gerente”, describió el testigo.

Se encargaba de hablar con los carteles en Cali y Medellín para recibir de ellos “la mayor cantidad posible” de cocaína, almacenarla y enviarla.

También contó que en un vuelo con drogas de Colombia a México, casi se accidenta por falta de gasolina. En el viaje era el guía para indicar al piloto la pista clandestina: el capitán era un piloto de la Marina estadounidense que trabajaba para el ‘Chapo’.

Las pistas de aterrizaje clandestinas, en las que dejaban la droga colombiana, estaban en Sonora, Culiacán, Nayarit, Guadalajara, y Guanajuato y se usaron aviones entre 1990 a 1995, según el testigo.

Explicó que los lugares fueron elegidos por el capo porque eran las plazas “donde la Policía (a los que pagaban sobornos) le permitía trabajar” y que la droga era recibida por él mismo y otras personas que no conocía.

Martínez detalló que el cartel operaba como una corporación, cuyos empleados aumentaron de unos 25, cuando él comenzó, a unos 200, que incluía pilotos, aviones, capitanes de barcos, distribuidores de droga y otros que blanqueaban el dinero.

Corrupción en México

El testigo protegido de la Fiscalía entró a la sala del juez Brian Cogan, que preside el caso, vestido con chaqueta y pantalón azul, camisa azul claro y corbata roja sin voltear a mirar a su exjefe, a quien identificó por pedido de la Fiscalía.

El exempleado detalló la corrupción dentro de las autoridades mexicanas e identificó a Guillermo González Calderoni, quien en ese entonces tenía a su cargo la oficina en Guadalajara de la dirección general de Seguridad de la Procuraduría General, como una de las personas que presuntamente aceptaron sobornos del ‘Chapo’.

Martínez afirmó que González Calderoni y el capo se conocieron en 1987, y que fue este funcionario quien advirtió al acusado que el Gobierno de EE. UU. había establecido una base para interceptar los aviones que venían de Colombia con droga,además de informar si había una investigación o qué hacer para no ser capturado.

'Chapo' Guzmán

Joaquín Guzmán Loera, alias el Chapo, en una imagen del 2017, antes de ser extraditado a Estados Unidos.

Foto:

AFP

El expiloto de ‘Chapo’ aseguró que entre 1987 y hasta más o menos 1992 le dieron “mucho dinero” a González Calderoni, un periodo en el que dijo le entregaron “dos o tres veces 10 millones de dólares cada ocasión”, y que ese dinero le fue enviado en aviones de Guzmán Loera para que le permitiera “trabajar con la droga”.

Martínez aseguró que supo esta información del propio Guzmán Loera porque él no estaba a cargo de pagar sobornos a la Policía, sino Humberto Loya Castro. González Calderoni fue asesinado en Texas en febrero de 2003 de un balazo en la cabeza mientras conducía su Mercedes Benz.

Contradicciones

El testimonio de Martínez, quien obedecía “única y exclusivamente” al ‘Chapo’, contradice la versión de la defensa de que el verdadero jefe del cartel era Ismael “Mayo” Zambada, y no Guzmán.

“Yo sabía que (el ‘Chapo’) era el jefe (…) porque desde que yo lo conocía nos daba órdenes a todos”, dijo Martínez, cuyo testimonio prosigue este martes.

En sus argumentos iniciales, al comenzar el juicio, el abogado del ‘Chapo’ Jeffrey Lichtman intentó socavar la credibilidad de Martínez, 
al asegurar que “se le cayó la nariz” de consumir tanta cocaína, hasta cuatro gramos por día.

Yo sabía que (el ‘Chapo’) era el jefe (…) porque desde que yo lo conocía nos daba órdenes a todos

El juez Cogan aceptó un pedido del gobierno para que la joven esposa del ‘Chapo’, Emma Coronel, de 29 años, pasase nuevamente por el detector de metales, ya que fue filmada con un teléfono celular en la corte, lo cual está prohibido.

El juicio del ‘Chapo’, que durará más de cuatro meses, se desarrolla bajo condiciones de seguridad máximas tras las dos fugas espectaculares del ‘Chapo’ de prisiones mexicanas en 2001 y 2015.

El juicio ha estado rodeado de una gran expectación por quién sería el nuevo testigo de la Fiscalía, lo que llevó a incrementar las medidas de seguridad en la sala. Como parte de las medidas, el testigo no podrá ser dibujado por las artistas de la Corte, por petición del Gobierno.

Habló con su esposa. Estaba prohibido

Fiscales estadounidenses afirmaron este martes que un abogado de Joaquín Guzmán ayudó a organizar contactos no autorizados entre el reo y su esposa, Emma Coronel. Los fiscales le pidieron al juez de distrito Brian Cogan que impusiera sanciones al equipo de defensa del narco mexicano. El abogado acusado de organizar el contacto no fue identificado públicamente. Los abogados de Guzmán no estuvieron disponibles de inmediato para hacer comentarios.

EL TIEMPO

 

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com