Rafael Santos Borré continuará jugando en River en 2019. Para que esto suceda, el equipo argentino tiene que pagar en diciembre un 25% más sobre el pase del jugador y quedarse con el 75% en propiedad. La cifra que tiene que desembolsar la entidad presidida por Rodolfo D’Onofrio no excede los 3,5 millones de euros. En el equipo argentino no existe ninguna otra negociación para que el jugador tenga un sitio diferente a partir de enero y tampoco estarían dispuesto a dejar que el delantero colombiano se marche de la institución por una cifra similar a la que ellos invirtieron.

La principal causa que se tiene para pensar en la continuidad de Borré en River es que tanto el jugador como el club quieren continuar de la mano en el año que viene. La razón que argumenta el club es que ellos apostaron por un futbolista que llegó sin que el cartel que hoy goza y el jugador quiere devolver esa confianza con su continuidad. Para ese fin, Borré usó su tiempo libre y dinero de su bolsillopara concurrir dos veces por semana a un Centro de Alto Rendimiento para ponerse a tono con el fin de acoplarse a las exigencias de Marcelo Gallardo.

Dicho esto y haber encontrado su sitio en el club y estar cómodo en Buenos Aires, las aspiraciones de Rafa sería continuar bajo al ala del actual técnico para seguir aprendiendo antes de volver a tener una experiencia en un otro país, ya que le costó mucho volver a alcanzar el nivel que tenía en el Deportivo Cali antes de ir a Europa.

El rumor originado en Colombia, en el que mencionaban que el Atlético de Madrid pagaría 7 millones de euros para que Rafael Borré regresara al equipo español, no tiene consistencia por varios motivos. El primero de todos es que el jugador no tenía ningún conocimiento de esta supuesta negociación y recién se enteró por lo que salió publicado en la prensa en su país de origen.

En segundo lugar, River blindó al jugador cuando le compró el 50% de su traspaso al Atlético de Madrid con una cláusula que casi triplica la cifra que, supuestamente, pagaría el equipo madrileño para que el colombiano regresara a Madrid.

El tercer punto para tener en cuenta es el siguiente: River es el que tiene en la actualidad el poder de decisión sobre el jugador y, si el Atlético quiere llevárselo sin el conocimiento del equipo argentino, tendría que negociar sobre la base de la cláusula de salida que le pusieron cuando llegó a mediados de 2017.

MARCA.COM

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com