El 29 de diciembre de 2013 la vida de la leyenda de la Fórmula 1 cambió para siempre. Michael Schumacher sufría un grave accidente esquiando junto a su hijo Mick, en las pistas de la estación de Méribel, en los Alpes franceses. Cinco años después, poco o casi nada ha trascendido sobre su estado de salud. La familia se ha mantenido alejada de los focos de la prensa y las escasas noticias que llegan lo hacen por personas externas al núcleo duro de los Schumacher.

El piloto se cayó mientras esquiaba, golpeó su cabeza contra una roca y pese a que llevaba puesto el casco, este se partió por la mitad por la violencia del choque, provocando serias lesiones cerebrales de las que todavía hoy sigue recuperándose.Schumi fue trasladado en helicóptero al hospital más cercano en Moutiers. Tras un primer examen los médicos determinaron que su estado revestía una extrema gravedad, por lo que fue trasladado a Grenoble donde fue operado en dos ocasiones para intentar extraer varios edemas internos.

Algunos pequeños avances

Cinco días después, Michael alcanzó su 45 cumpleaños en estado de coma y no fue hasta abril cuando se conocieron más detalles del avance del alemán. «Señales alentadoras en el proceso para despertar del coma artificial, además muestra síntomas de consciencia», rezaba el breve comunicado de la familia.

Tras seis meses en coma, el heptacampeón despertó en junio de 2014. Fue la portavoz de la familia, Sabine Kehm, la encargada de dar la noticia y de agradecer en nombre de los allegados a las personas que enviaron «buenos deseos» al ‘Káiser’. «Michael ha dejado el hospital universitario de Grenoble para continuar con su larga fase de rehabilitación. Ya no está en coma», atestiguó en su momento Kehm, quien además informó de que el expiloto ya podía oír y respondía al tacto.

Sabine Khem, portavoz de la familia.

Durante este lustro Schumacher ha seguido recuperándose bajo una estricta vigilancia de la que dispone en su casa. Su mujer, Corinna, se ha volcado plenamente en la rehabilitación de su marido ofreciéndole todos los cuidados necesarios y evitando que cualquier información sobre él se transmita públicamente.

No obstante, se han filtrado algunos datos por parte de los pocos amigos y conocidos que tienen acceso a Michael, que han sido los únicos que han dejado constancia de cuál podría ser su estado.

El último parte médico oficial que envió la familia sobre el campeón fue en el mes de septiembre de 2014. «Schumacher ha logrado avances en las últimas semanas y meses, pero aún le queda un largo y duro camino por delante», manifestaba escuetamente.

Siempre presente en el ‘Paddock’

Uno de los más cercanos al piloto ha sido Jean Todt, presidente de la FIA, que recientemente reveló que estuvo viendo junto a Michael, en su casa, el Gran Premio de Brasil. Lo que no se ha especificado nunca es en qué condiciones se encuentra. Poco se puede deducir de todas las palabras que se han escuchado respecto al siete veces campeón. Algunos apuntaron que se encuentra en estado vegetal y que no puede caminar, pero la portavoz de la familia indicó que se trataban de informaciones «irresponsables».

El alemán también estuvo ligado a las filas de Mercedes, además de las de Ferrari, donde guardan un magnífico recuerdo de él. Toto Wolff, actual director ejecutivo del equipo, le considera uno de los artífices del éxito reciente de su escudería. «Todos le echamos mucho de menos, como asesor y como mentor. Michaelsiempre está presente en mi vida personal y en Mercedes. Todos pensamos en él constantemente. Para mí es el mejor piloto de todos los tiempos», dijo recientemente en una entrevista para ‘Bild am Sonntag’.

En Ferrari también le extrañan, entre ellos Sebastian Vettel, para quien siempre ha sido un referente. «Michael pasó muchos años en Maranello y su espíritu sigue en el equipo. Con Michael ahora hablaría el idioma del piloto y no el técnico. Por eso hablar con él sería muy útil para mí. Siempre tuve una gran relación con él, le echo de menos», afirmó el piloto para el diario suizo ‘Blick’.

Desde fuera de la zona de garajes del Gran Circo también ha habido algunas filtraciones, como la de Georg Gänswein, el que fuera secretario personal deBenedicto XVI. «Me senté delante de él, le toqué con las manos y le miré. Su cara es la de siempre, sólo se ha vuelto un poco más rellena. Michael nota que a su alrededor hay gente que le ama, que le cuida y se preocupa por él», expresó el arzobispo alemán para la revista ‘Bunte’ sobre su visita a Schumi en 2016.

Unas declaraciones que van en la línea de la reciente información publicada por el diario británico ‘Daily Mail’, que indica que el mito no está postrado en una cama, ni necesita un respirador artificial para mantenerse con vida.

Celebrando medio siglo entre homenajes

Por el cincuenta aniversario de Schumacher, su entorno ha compartido en su página web una entrevista en la que el piloto contestaba a preguntas que sus aficionados le lanzaban. Esa es la última imagen que hay de él antes de que sufriera el fatídico accidente que no le ha permitido volver a aparecer por el ‘paddock’ del Gran Circo y tampoco de las competiciones en las que su hijo está triunfando. Cuando Michael sufrió este severo revés en su vida, Mick tenía sólo 14 años, ahora se ha convertido en uno de los aspirantes a suceder a Vettel en el trono de Ferrari.

Schumacher ha pasado los últimos cinco años de su vida en su casa adaptada junto a su mujer y el personal que está pendiente de él continuamente y por el que la familia está efectuando un gran desembolso. Las últimas cifras que se manejan indican que semanalmente gastan 55.000 euros, algo que por el momento se pueden permitir tras los 840 millones que el alemán ganó en su etapa en la Fórmula 1, según los datos de la revista ‘Forbes’.

La batalla que está librando el piloto más laureado de la F1 no sólo es compartida con su esposa. Los homenajes se suceden e incluso ha sido fuente de inspiración para una canción, la del músico alemán Sascha Herchenbach, que compuso ‘Born to fight’ (Nacido para luchar). Un tema que sirvió para que Corinna escribiese una carta de agradecimiento en la que refleja el espíritu combativo que acompaña a los Schumacher. «Sabemos que Michael es un luchador y no se va a rendir», decía en el escrito.

El próximo acto en conmemoración de la leyenda se efectuará el próximo 3 de enero, con motivo de su cumpleaños, en el Museo Ferrari, con la colaboración de la Fundación Keep Fighting, inspirada en Michael. Allí se inaugurará una exposición en la que se hará un repaso por los éxitos del campeón y su etapa en la escudería del Cavallino, a la que estuvo ligado once exitosas temporadas, de 1996 a 2006.

MARCA.COM

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com