El joven tenía 13 años cuando la mujer le empezó a dar clases de inglés. El caso sucedió en Italia.

Finalmente, se confirmó lo que todo el mundo sospechaba. Un esperadísimo examen de ADN certificó que el padre del bebé que tuvo hace cinco meses una mujer de 35 años, casada y madre de otro hijo de 7, es del alumno, hoy de 15, a quien le daba clases particulares de inglés.

La noticia fue el epílogo de un escándalo que, desde hace días, conmueve a la ciudad de Prato, cercana a Florencia, en el centro de Italia. Es allí donde la mujer, que trabaja como enfermera, fue acusada por la familia de su alumno -hijo de una familia amiga-, de violencia sexual contra un menor.

Más allá de que el examen de ADN, que se realizó cruzando los datos del bebé, su madre y el adolescente, confirmó la paternidad del alumno. La fiscalía de Prato hizo saber que aún queda mucho por aclarar en este asunto digno de película, que tuvo gran repercusión en Italia.

En particular, deberá intentar descubrir a cuándo se remonta la primera relación sexual entre la profesora y el alumno, algo clave desde el punto de vista de las consecuencias legales: el responsable de un acto sexual, aunque consensual, con un adolescente que aún no cumplió 14 años, de hecho, es castigado con la misma pena prevista para la violencia sexual.

Este lunes la mujer, que 
se sometió voluntariamente al examen de ADN y siempre dijo ser inocente, se presentó ante los magistrados para dar su versión de los hechos. Ingresó por una puerta secundaria del edificio para evitar a los medios, acompañada por su marido.

Según medios italianos justo durante el interrogatorio, que duró tres horas, uno de los fiscales le informó que había llegado el resultado del examen de ADN realizado en un laboratorio. Entonces bajó la cabeza y tuvo un momento de crisis, pero luego siguió respondiendo preguntas sobre los primeros encuentros que tuvo con su alumno, cuando comenzó a darle clases particulares de inglés, hace dos años.

«Es necesaria la máxima cautela porque hay tres menores para tutelar: el bebé recién nacido, el alumno y el otro hijo de nuestra cliente», dijeron los abogados defensores de la mujer.

La fiscalía interrogará en los próximos días a algunas amigas de la profesora, a quienes, según la denuncia presentada por la familia del chico, les habría contado su secreto, es decir, que el bebé era del alumno a quien le daba clases de inglés.

Según el Corriere della Sera, el marido probablemente estaba al tanto de la relación y había entendido que ese segundo hijo no era suyo. «Y ahora qué pasa ¿corro el riesgo de perder a mi hijo?», preguntó el viernes pasado, cuando su esposa dio su consentimiento para el examen de ADN. Se trata de un interrogativo sin respuesta porque, en verdad, la familia del alumno podría poner en marcha una acción de reconocimiento de paternidad y una acción legal. Pero siendo el padre del bebé un menor y con una edad inferior a los 16 años, le tocaría a un juez resolver la cuestión.

LA NACIÓN (ARGENTINA) – GDA

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com