Pase lo que pase con De Ligt, la decisión ya está tomada. El Barcelona no ejecutará la opción de compra de 25 millones por Jeison Murillo. Tampoco continuará Vermaelen. Está claro que la llegada del central colombiano en el mes de enero fue una solución de urgencia aceptada por el propio futbolista, opción que no tendrá continuidad ante el poco protagonismo que ha tenido. Valverde prácticamente no ha contado con él, por lo que en el club azulgrana entienden que no deben invertir tal cantidad de dinero en un futbolista que no goza de la confianza del técnico.

Han fichado a Todibo y tienen a Piqué, Lenglet y Umtiti, aunque a éste último le han puesto en el mercado porque quieren incorporar al joven De Ligt.

Por tanto, Murillo deberá regresar a la disciplina del Valencia, club con el que tiene contrato hasta 2022. Allí decidirán su futuro, aunque su relación con Marcelino no era la mejor y por eso se marchó. En su etapa final no entraba en los planes del entrenador español.

Queda muy claro que el gran objetivo del Barcelona en este puesto para la próxima temporada es Matthijs de Ligt. No es ningún secreto. Hace tiempo que el futbolista está en la lista y la secretaría técnica lo sigue de manera periódica desde la temporada anterior. El propio presidente no tuvo reparos en admitir públicamente dicho interés hace unos días. “El nombre de De Ligt estará encima de la mesa”, dijo Bartomeu.

Sin embargo, esto no quiere decir que el Barcelona se vaya a volver loco por traer al jugador. El pasado mes de enero, el club anunció el fichaje de De Jong para el próximo ejercicio. Un enorme gasto que superó lo presupuestado en un principio ya que pagará un fijo de 75 millones más otros 11 en variables. Las arcas del club, por otra parte, no andan para muchas florituras. Y no hay que olvidar que el precio de Luka Jovic, otro de los objetivos, está comenzando a dispararse.

El Barcelona, por tanto, irá con tiento en la operación. No hay que olvidar que el equipo tiene la posición bien cubierta. En estos momentos hay seis centrales en la plantilla. Otra cosa es que consideren a De Ligt un fichaje estratégico de cara al futuro, por su juventud e innegable calidad.

Por este motivo, el Barcelona sigue trabajando en busca de un acuerdo con el Ajax. Con motivo de la reunión de la ECA, directivos azulgranas han mantenido contactos con el club holandés. No hay oferta formal, se habla de un traspaso de 70 millones, pero el interés de otros clubes importantes por el defensa hace que la operación sea compleja. La Juventus está apretando fuerte y es un hándicap importante. La solución no se prevé inmediata.

Si se produce la llegada de De Ligt, el club azulgrana se plantearía la salida de otro de los centrales que hay en la plantilla al margen de la esperada de Murillo y Vermaelen. El otro candidato estaría entre Umtiti y Todibo.

El francés ha sufrido muchos problemas con su rodilla izquierda en esta temporada y ha estado varios meses parado. Se está especulando con la posibilidad de que el Barcelona lo venda si llega una buena oferta. Sin embargo, no parece probable. Básicamente porque la intención de Umtiti no pasa por dejar el Barcelona.

MARCA

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com