Dávinson Sánchez vivió el partido ante el City de Champions con un sabor agridulce. Feliz por la victoria, pero al tiempo tocado porque Pochettino le dejó en el banquillo en el que quizá era el partido más importante de la temporada hasta el momento. Fue posiblemente el día más complicado desde que llegó al Tottenham, ya que esta temporada había sido titular en los seis partidos de Liga de Campeones en los que había estado disponible.

Sólo la importante lesión que tuvo a principios de noviembre le impidió estar en los duelos de la liguilla ante el Inter y el Barcelona. En el resto de encuentros de esta índole Pochettino siempre le dio la titularidad en el centro de la defensa, ya fuera jugando con dos o con tres centrales.

También fue así en la eliminatoria de octavos de final ante el Borussia Dortmund, en la que el defensa cafetero disputó los 180 minutos, eliminatoria en la que además el conjunto inglés dejó su portería a cero. Es cierto que en la Premier, y más después de la grave lesión que tuvo en ese mes de noviembre, su entrenador sí le ha dejado en más ocasiones fuera del once titular.

Sin duda, Dávinson se ha llevado el primer ‘golpe’ duro desde que aterrizó en el Tottenham, porque todos estaban de acuerdo en que era un bastión indiscutible en el centro de la defensa del equipo inglés. Pochettino prefirió ante el City la experiencia de Alderweireld y Vertonghen.

Lo que resta por saber es si esto va a ser una constante o es un detalle táctico en el duelo ante el City. No hay que olvidar que en el anterior duelo de la Premier, ante el Crystal Palace, Dávinson también fue suplente. Pase lo que pase a partir de ahora, ante el City Dávinson se llevó su primera gran decepción como futbolista del Tottenham. Eso es indiscutible.

MARCA

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com