El derbi del Rühr rara vez decepciona. El peor Schalke en 30 años -por puntuación y por posición en la clasificación- sumó su cuarta victoria a domicilio en la presente Bundesliga en el Signal-Iduna-Park (2-4). Un triunfo, el primero que logra a domicilio en el ‘Revierderby’ desde 2012, que deja al Borussia Dortmund sin ‘media’ Liga. Al Bayern, que tiene un partido menos y un punto más que el ‘BVB’, le vale con ganar tres de los cuatro partidos que faltan para conquistar matemáticamente su séptima ‘Ensaladera’ consecutiva. Una circunstancia impensable cuando, en la jornada 15, los ‘borussen’ aventajaban en nueve puntos al Bayern.

Sin ser la locura de la temporada pasada -el Schalke igualó el 4-0 inicial del Dortmund-, el derbi volvió a ser una ‘montaña rusa’. Empezó ganando el ‘BVB’ gracias a un gol de Götze (14′), pero los tantos de Caligiuri (18′ penalti y 62′) y Salif Sané (28′) dieron la vuelta al marcador. Cuando el Borussia, pese a jugar con dos menos por las expulsiones de Reus (60′) y Wolf (65′), parecía darle emoción al marcador con el momentáneo 2-3 de Witsel (84′) llegó, acto seguido, el definitivo 2-4 de Embolo (86′).

El partido difícilmente pudo empezar mejor para el Dormtund, que apostó por un 4-2-3-1 con Götze de ‘falso 9’ y Guerreiro, Reus y Sancho por detrás. Alcácer, nuevamente, comenzó en el banquillo. Achraf, lesionado para lo que resta de temporada, no jugó.

El propio Götze se encargó de anotar el 1-0 en el 14′. Sancho picó el balón por encima de la defensa y el hombre que le dio el Mundial 2014 a Alemania marcó de cabeza. Sexto gol en Bundesliga para Götze -su mejor registro desde la 2014-15- y ¡decimocuarta! asistencia para Sancho. Nadie ha dado en las grandes Ligas más pases de gol que el extremo inglés, pretendido por el Real Madrid. Por detrás suya asoman Hazard, Messi y Sarabia (13) y Eriksen (12).

La reacción del Schalke, que formó con Omar Mascarell como pivote defensivo, llegó de la mano de un futbolista que se ha convertido en la ‘bestia negra’ del Dortmund: Daniel Caligiuri. Cuatro goles y cuatro asistencias ha repartido en los últimos seis derbis del Rühr, más que ningún otro futbolista. El polivalente jugador de los ‘mineros’ anotó el 1-1 en el 18′ al transformar un penalti que necesitó ser revisado por el VAR por manos de Weigl a tiro de Embolo.

De sus botas nació también el 1-2, que, sin embargo, llevó la firma de Salif Sané en el 28′. El central remató con un cabezazo inapelable un córner botado por Caligiuri. Demasiado premio seguramente para un Schalke que esperó agazapado para castigar los errores del Dortmund.

La expulsión de Reus cambió el partido

La jugada que cambió el derbi y que puede cambiar el desenlace de esta Bundesliga -al estilo del resbalón de Gerrard en la Premier- llegó en el 60′, poco después de que Alcácer saltara al campo. Reus cazó por detrás a Serdar, que se movió de maravilla entre líneas, y vio la roja. El castigo no acabó ahí. Caligiuri aprovechó el libre directo para anotar el 1-3.

El Dortmund perdió los nervios y los estribos del partido. Wolf , en el 65′, vio una nueva roja directa por otra entrada sobre el tobillo de Serdar. La remontada parecía imposible, pero el gol de Witsel en el 84′ la rematar una dejada de Bruun Larsen alimentó el milagro. El más difícil todavía, sin embargo, nunca llegó. Acto seguido, en el 86′, Embolo puso la sentencia al conectar un tiro raso desde la frontal a dejada de Oczipka.

Era el 2-4. Ahí murió el partido y, probablemente, la Bundesliga. El Bayern, si gana al Núremberg, tomará cuatro puntos de ventaja (más golaverage) a falta de tres jornadas. El Schalke, por su parte, se ‘resarció’ en parte de su nefasta temporada. La victoria en el derbi le da nueve puntos de ventaja sobre el Stuttgart, que ocupa los puestos de promoción de descenso, con nueve por jugarse.

MARCA

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com