El italiano Ciccone se llevó la etapa reina de la edición 102 del Giro de Italiacon final en Ponte di Legno después de la infernal subida al Mortirolo. El italiano culminó la escapada del día, pero la batalla estuvo entre los de la general, con Carapaz, Landa y Nibali como grandes beneficiados al sacar más de un minuto a Roglic. El esloveno se descolgó en el coloso puerto italiano y el ‘Tiburón’ se antoja como el principal rival del ecuatoriano del Movistar Team.

Se cumplieron los pronósticos: el Mortirolo fue demasiado para Roglic, Nibali es el gran rival para el equipo español y Landa trabaja para Carapaz. El duro puerto nos regaló imágenes para el recuerdo en un día espectacular para los intereses del equipo que dirige Eusebio Unzué.

No cedieron ni un solo segundo y además lograron sacar de rueda y meterle más de un minuto al que parecía ser el gran oponente en esta edición, Roglic. El esloveno, que ya dio síntomas de debilidad en la montaña de la semana pasada, confirmó esas sensaciones. Y suerte tuvo de contar con la descomunal ayuda del Mitchleton de Simon Yates, su gran aliado hoy para seguir con opciones en este Giro.

Aunque mucho tendría que cambiar la dinámica que ha tomado la carrera porque si algo quedó claro en esta etapa reina es que el Movistar Team, ahora sí, debe pensar en Vincenzo Nibali como su gran rival para el triunfo final en Verona. El sicialino fue el gran animador del día, como todos apuntaban. Tenía que ser, era su hora, su terreno y el día ideal para erigirse como gran candidato a oponer resistencia a Carapaz.

El del Bahrain tardó muy poco en poner todo patas arriba. Atacó a los pocos kilómetros de comenzar el coloso Mortirolo, de 12 kilómetros. Se levantó sobre su bicicleta, se encontró con un inesperado regalo de Ventoso, que le dio su bidón, y se lanzó para arriba. Detrás, Movistar Team hizo gala de una impresionante sangre fría. No se pusieron nerviosos y subir a su ritmo, el que imponía un Pedrero cuyo nombre ya nunca le será raro al pelotón mundial por su gran hacer. Pero fue ese ritmo de crucero el que, sin embargo, logró sacar de rueda de Roglic.

Daba así comienzo la pesadilla de Roglic, un día más sin equipo. Se soldó como el metal a la rueda de Yates y su Mitchelton y ahí, resguardado, esperó a que no le cayera demasiado tiempo. Bajo una lluvia intensa, la carrera estaba dominada por un impresionante Ciccone, que dejó casi sentenciada su victoria en la clasificación de la montaña, y Hirt.

Coronaron el puerto juntos, ya sin un Mikel Nieve que hoy no pudo tirar de épica y lograr su habitual triunfo parcial. Pero la emoción estaba atrás, entre los ‘gallos’. Una vez ‘quemado’ el ‘motor’ de Pedrero, llegó el turno de Landa, que pronto logró conectar de nuevo con Nibali. Con ellos rodaba el colombiano López, empeñado en mejorar su puesto en la general. Atacó en los kilómetros finales de la subida para bajar más cómodo, consciente de sus limitaciones cuando la carretera va para abajo. Le ayudó en la tarea el descolgado de la escapada Pello Bilbao.

Luego coronaron los favoritos de la general y después, el grupo de Roglic, a casi dos minutos de Carapaz. El esloveno no perdió el Giro, pero casi. En el llano hubo un pacto tripartito con Movistar, Astana y Bahrain para ampliar diferencias. Hoy era un ‘todos contra Roglic’, pero los mismos que hoy se ‘aliaron’ son conscientes de que la tregua sólo podía durar hoy.

A partir de mañana la cosa será bien distinta y los ojos del ecuatoriano que viste de rosa estará en el siempre peligroso ‘Tiburón’, el encargado de animar esta última semana de carrera. De momento ya es segundo en la general, a 1’47» del ciclista del Movistar Team. Roglic, ahora tercero, a 2’09», un tiempo que podría ser suficiente de cara a la crono final en Verona. Pero, visto lo de hoy, parece que el esloveno llegará más alejado porque todavía queda mucha montaña por delante. Se le va a hacer eterno el cierre de un Giro que hoy empezó a escaparse.

RESULTADOS: (TOP 10)

MARCA

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com