Tras su desembarco en el Granada hace tres temporadas, John Jiang jugó con el techo del límite salarial acometiendo el fichaje de Adrián Ramos a través del grupo DDMC, entidad que controla el Chongqing Lifan. Ahora, el delantero cafetero tiene previsto denunciar el pago de varias cantidades que no han sido satisfechas, lo que dejaría al club andaluz exento de una posible sanción.

Este movimiento del jugador implicará de forma irremediable al Granada que, como responsable solidario, se verá salpicado, aunque desde la entidad nazarí se muestran tranquilos, ya que aseguran que el porcentaje que les corresponde está abonado.

La paciencia de Adrián Ramos se ha ido agotando en los últimos meses, y tras los reiterados incumplimientos por parte del propietario asiático del Granada, el futbolista va a llevar el caso ante la FIFA, que tendrá que tomar cartas en el asunto.

Vía de escape

La situación, que puede tornarse irrespirable en las próximas semanas, podría convertirse en el detonante definitivo para que Adrián Ramos ponga punto y final a su etapa como rojiblanco. El ariete sudamericano nunca ha escondido su deseo de retornar a su país.

El Granada, por su parte, también trabaja en el mercado con un escenario donde la salida de Adrián Ramos se pueda convertir en una realidad, por lo que la búsqueda de un goleador se ha convertido en una de los grandes objetivos.

MARCA

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com