Corría el minuto 78′ del Everton- Tottenham cuando Goodison Park se quedó sin respiración. Una entrada de Son por detrás a André Gomes acabó en un choque del portugués con Aurier, en el que se le quedó el pie enganchado produciéndole una escalofriante lesión.

La pierna derecha del ex del Barça se fracturó a la altura del peroné ante la incredulidad de compañeros, rivales e incluso aficionados. El jugador salió en camilla ante el aplauso de la grada y Son, que no se lo podía creer, fue expulsado, mientras que Aurier, apartado de la jugada, rezaba.

La secuencia sobrecoge. La reacción de Moura y Son cuando ven el alcance de la lesión es automática: llevarse las manos a la cara y apartar la mirada, mientras que Digne, Delph y Cenk Tosun tratan de consolar a un André cuyo rostro es la viva imagen del dolor.

MARCA

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com