Los guerrilleros le prendieron fuego a una tractomula en la vía Pelaya-Pailitas y cuando los uniformados se acercaron en desarrollo de labores de control activaron un explosivo que dejaron dentro del vehículo.

En la tarde de este viernes, a la altura de la vereda El Lucero, los guerrilleros le prendieron fuego a un tractocamión en la vía Pelaya-Pailitas y cuando los uniformados se acercaron, en desarrollo de labores de control, activaron un explosivo que dejaron dentro del vehículo.

El mayor Sergio Saavedra registra quemaduras en el rostro y extremidades; al igual que los patrulleros José Omar Páez y Ferney Henao, quienes fueron trasladados al hospital de Aguachica; mientras que el teniente Jeorgy Pabón, el intendente Iván Almanza y el patrullero Juan Padilla sufrieron lesiones leves, según informó la Policía.

De acuerdo con la institución, en la zona hace presencia el frente Camilo Torres Restrepo y la compañía Capitán Francisco Bosio, cuyos integrantes serían los responsables de este ataque, en el marco del paro armado que inició este viernes la guerrilla del ELN en el país.

El alcalde de Pelaya, Alexander Quintero, indicó que “no sabemos qué otros eventos puedan suceder en el transcurso de este paro. Se ha doblado el pie de fuerza tanto de Ejército como de Policía que están haciendo los controles pertinentes para que no sucedan más hechos”.

Por otro lado, en Cali, el paro armado afectó el transporte de pasajeros desde Cali al suroccidente de Colombia. En la mañana de este viernes solo se movilizó el 30% de los vehículos hacia Cauca y Nariño, y algunos conductores prefirieron no laborar. Medios capitalinos afirmaron que se les dieron libertad a los conductores de elegir si realizaban viajes o no.

Un caso parecido ocurrió en Villavicencio, ya que no enviaron vehículos a Arauca y Vichada; en Popayán que no salen muchos vehículos de la capital; y en municipios como Bolívar y Caloto, ya que las empresas de transporte de carga y de pasajeros paralizaron sus labores.

En Ibagué también los conductores suspendieron las rutas tras amenazas del Ejército de Liberación Nacional (Eln), afirmaron que no prestarán el servicio de transporte hacia el Cañón del Combeima, zona rural de la capital de Tolima.

Según Rcn Radio, El transportador Anderson Solórzano afirmó que “Se toma esa decisión por los anuncios que hay y por seguridad, porque nosotros dependemos de un vehículo que nos da el sustento de cada día. Uno se pone a arriesgar el vehículo, sin saber si eso sea verdad o mentira”.

Les advirtieron a los conductores que si prestaban el servicio sería bajo su responsabilidad, “nos respondió que si queríamos el servicio lo hiciéramos pero que eso ya es decisión de nosotros, que no nos van a dar despacho, ni nada. Entonces tomamos la decisión de no laborar porque de pronto no hay respaldo de la empresa”.

Autoridades en Ibagué informaron que a pesar de que en el departamento no hay presencia del Eln, se desplegaron dispositivos de la Policía y el Ejército Nacional para garantizar la seguridad de los ciudadanos.

Debido a que en un comunicado de todo lo que el Eln tiene planeado para el paro armado nacional se informó que: “La población debe permanecer en sus viviendas y sitios de trabajo como fincas, talleres u otro espacio laboral, pero que no tengan que ver con el transporte terrestre, fluvial y aéreo”, en  Buenaventura, Valle del Cauca, también se unieron al cese de labores, esta vez no territoriales como los mencionados anteriormente, sino fluviales, ya que dicho cese de actividades es por parte de los lancheros, estamos hablando de cerca de 4 mil personas.

Por medio de la Asociación de Transportadores Marítimo y Fluvial del Pacífico (Atransmaflupa) se dio a conocer que se suspenderán las actividades de transporte a personas en lanchas por el anuncio del paro armado. Esto afectaría entre 3.000 y 4.000 personas que se movilizan en los motores acuáticos por el Puerto de Buenaventura. Medios afirmaron que dichos trabajadores temer por las acciones violentas que pueda cometer el grupo armado en contra de la vida de los conductores y de los pasajeros durante las operaciones.

Además, en las vías que comunican a Popayán con Pasto, en el sector de El Patía y Mojaras, fueron abandonados cilindros para el almacenamiento de gas propano pintados con grafitis alusivos al Eln. A raíz de este paro armado, en Popayán, en las zonas rurales, suspendieron las clases.

Una de las medidas que dio a conocer el Eln por medio del comunicado fue: “Acatar esta orden de no movilizarse por las rutas de transporte durante las 72 horas de paro armado es lo más conveniente para la población, ser prudentes y mantenerse en sus viviendas evitará lamentar consecuencias. (…) Confiamos que el 17 de febrero a las 6 am., se reanudará el transporte y la población se reintegrará a sus actividades y labores normales”.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com