El estudio realizado por la Universidad del Rosario, el Instituto Nacional de Salud (INS) y el Ichan School of Medicine at Mount Sinai de EE.UU. se basó en las mutaciones en el genoma del virus. Indicó que el primer caso pudo ser el 17 de febrero proveniente de Francia.

El virus SARS-CoV-2 (en amarillo) emergiendo de células (rosadas y azules) cultivadas en el laboratorio. Agencia SINC – NIAID-RML

El primer caso de coronavirus en Colombia se confirmó el 6 de marzo. Se trataba de una joven de 19 años procedente de Milán, Italia. Sin embargo, un estudio de la Universidad del Rosario, en colaboración con el Instituto Nacional de Salud (INS) y el Ichan School of Medicine at Mount Sinai de EE.UU., revela que el virus SARS-CoV-2 pudo llegar al país desde el 17 de febrero, siendo Francia el origen más probable. (Vea aquí toda la información sobre coronavirus)

Los investigadores se basaron en las mutaciones en el genoma del virus. Encontraron que de los 81 linajes o mutaciones del COVID – 19 alrededor del mundo, en Colombia circulan 11 distintos. Juan David Ramírez, director del Laboratorio de Microbiología de la Universidad del Rosario, explicó que “la secuenciación del genoma del virus permite hacer una vigilancia de alta resolución de esta epidemia. Con estos datos se puede determinar el origen y dispersión de este, al poder establecer los distintos tipos de virus que circulan en diferentes regiones geográficas”.

Ramírez aclara que el virus descrito inicialmente en Wuhan (China) de los primeros casos de COVID-19 no es el mismo que circula en la actualidad. A la fecha se han reportado al menos 81 linajes del virus alrededor del mundo. (Puede leer: ¿Qué está pasando con el coronavirus a nivel mundial? Aquí le contamos)

Hasta el momento, se ha logrado secuenciar el genoma del virus SARS-CoV-2 en tres ciudades del país. El primero fue una muestra recolectada de un paciente de 28 años en Medellín. Esta prueba se agrupó con los miembros del linaje B, que incluye principalmente secuencias de origen chino. El segundo, recogido el 6 de marzo, fue tomado de un paciente en Bogotá y pertenece al linaje A2a, correspondiente a cepas de origen europeo. El último fue tomado el 15 de mayo en Cali. 

La disponibilidad de la información de esos genomas ha hecho que los investigadores tengan información relevante sobre la existencia de diferentes introducciones del virus SARS-CoV-2 a Colombia. Sin embargo, confiesa Ramírez, aún requieren de un poco más de genomas para conocer con precisión cuáles son los linajes que están circulando en el país. 

La Universidad del Rosario, el INS y el Ichan School of Medicine at Mount Sinai, secuenciaron 88 genomas de SARS-CoV-2 de las regiones Andina, Caribe, Pacífica y Orinoquía de 16 departamentos. Los resultados mostraron la circulación de 11 linajes distintos en el país. Al analizar la información de las secuencias genéticas y sus mutaciones, encontraron que al menos hay seis posibles introducciones durante la dispersión del virus en el país. (Le puede interesar: El COVID-19 golpea a los migrantes y exige despolitizar la frontera entre Colombia y Venezuela)

Ramírez añadió que «el primer evento se asoció con el linaje A2 cuya introducción ocurrió el 17 de febrero, casi un mes antes de reportarse el primer caso en Colombia. Según la investigación, el caso se detectó en Caldas, siendo Francia el origen más probable. El segundo evento correspondió al linaje A2a, que se detectó en Antioquia, siendo México la ubicación ancestral más probable. El tercer evento involucró dos muestras estrechamente relacionadas que pertenecen al linaje B que se detectaron en Antioquia. La ubicación ancestral más probable fue Estados Unidos». 

Además, el cuarto evento identificado corresponde a una introducción en Antioquia y Polonia fue identificada como la ubicación ancestral más probable. Un quinto caso correspondió a Nariño y se identificó a Vietnam como la ubicación más probable. Por último, se encontró que un sexto caso pudo estar relacionado con Tolima, Antioquia o Valle del Cauca con origen Español. 

“Este es el primer análisis sólido de los genomas del SARS-CoV2 en Colombia y América Latina y proporciona información importante para la toma de decisiones en términos de vigilancia y planificación de medidas efectivas contra la propagación de la pandemia. Los estudios futuros en el país y en la región deberían considerar la secuenciación de genomas completos de más pacientes, incluidos los casos de contacto y los grupos dispersos para una mejor estimación de las rutas de transmisión”, contó Ramírez. (Podría leer: Invima autoriza ensayos clínicos con plasma de pacientes recuperados con COVID-19)

* Estamos cubriendo de manera responsable esta pandemia, parte de eso es dejar sin restricción todos los contenidos sobre el tema que puedes consultar en el especial sobre Coronavirus

EL ESPECTADOR

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com