El exentrenador de las divisiones menores de la Selección Colombia femenina habló tras la decisión. 

Lo que empezó como un acoso sexual terminó en una condena por injuria, algo así, como cuando en el fútbol, ahora en época del VAR, el juez sanciona un penalti, expulsa al agresor y al revisar el video determina reversar o cambiar la decisión.


La diferencia radica que en el balompié se decide casi al instante, mientras que en el caso de Didier Alfonso Luna quedó expuesto al escarnio público, deteriorando su moral y a una condena social inimaginable, sumados a los problemas para conseguir empleo y con ello el sustento de su familia, lo que aumentó su calvario.

En los hechos, el Juzgado 15 de Conocimiento condenó a Didier Luna a 28 meses, pena excarcelable, tras preacuerdo y no encontrar elementos mayores para llevarle a prisión por el delito inicial, denunciado por Carolina Rozo, quien se desempeñaba en la Selección Colombia Sub-17 que dirigía Luna, como fisioterapeuta.

En entrevista exclusiva con el programa de ACORD Colombia Radio, Pena Máxima Internacional, dirigido por Faiver Hoyos, el entrenador habló de su presente y futuro luego de conocer la decisión de la justicia colombiana.

El ex técnico de la Selección Colombia Femenina Sub 17 contó detalles sobre el caso, así como el daño moral, familiar y profesional que le deja este largo y polémico proceso jurídico.

¿Cuál es su situación jurídica en este momento?

Mi situación jurídica sigue su proceso normal como lo pide la justicia colombiana, mis abogados y yo apelaremos este fallo y esperaremos la nueva decisión del juez.

¿Qué buscará ante la justicia tras conocer el fallo?

Buscaré verdades que clarifiquen todo y que mi imagen personal y deportiva quede limpia.

Durante estos dos años y cuatro meses de condena, no privativos de la libertad, ¿qué puede hacer y qué no puede hacer, de acuerdo a su profesión como entrenador de fútbol?


Soy un profesional del fútbol, llevo trabajando más de 40 años, y si Dios quiere lucharé por demostrar mi inocencia para que las puertas del trabajo se me abran de nuevo y demostrar mis capacidades profesionales.

¿Qué reflexión hace, qué se le viene a la cabeza cuando piensa en este asunto?


La reflexión es una, en el fútbol todo se sabe y se sabrá, soy y seré un profesional a carta cabal y seguiré actuando honestamente como lo demuestra la historia del fútbol aficionado y profesional, y por todas las empresas oficiales y particulares porque las que he pasado y bien.

Este polémico tema transformó su vida personal y profesional, ¿cómo ha hecho para llevar el día a día?

Mi día a día hace más de 17 meses es una tortura, muy difícil de llevar, no tengo trabajo por causa de estas injurias y calumnias, solo Dios sabe por las que estoy pasando, mi familia sufre mucho y espero solucionar todo y volver a trabajar para poder llevar el sustento a mi casa, a mi mamá, a mis hijas y a mi señora, unos meses muy difíciles.

¿Recibió apoyo de sus colegas técnicos, de jugadoras y otras personas, o se ha sentido solo?


Mis colegas son mis colegas, muchos pero muchos me llamaron para apoyarme con una voz de aliento, de muchas jugadoras he recibido muchos pero muchos halagos, muchas bendiciones, de que están conmigo, he sentido su respaldo y la verdad tengo que ser agradecido con tantas bendiciones de parte de estas niñas, de sus padres, eso lo lleva a uno a seguir luchando por este bello deporte.

¿Usted tiene claro cuál es el origen de esta situación?


El origen de esta situación no lo tengo muy concreto, no sé, quisieron utilizarme como chivo expiatorio, pienso que las envidias por mi posición como entrenador de la Selección Colombia, la verdad pronto se sabrá si Dios quiere.

¿Profesor Luna, con todo esto cree que su carrera como técnico terminó, o por el contrario, esto lo motiva a seguir adelante para triunfar y conseguir objetivos mucho más grandes?

Mi carrera deportiva no la termina sino Dios, soy inocente, unas acusaciones que empezaron con un delito y la señora que me acusa y sus abogados me proponen cambio de delito porque no tenían pruebas. Total, ahora quedó ratificado que es por injurias verbales, pero sigo motivado a continuar luchando por mi carrera deportiva y lo voy a lograr con la bendición de Dios y con la justicia colombiana.

¿Qué clase de respaldo le brindó la Federación Colombiana de Fútbol, entidad para la cual usted trabajaba cuando se presentó todo este problema?

De parte de la Federación Colombiana de Fútbol tengo que ser agradecido, con Álvaro González Alzate y el doctor Ramón Jesurún, por su respaldo durante el tiempo que estuve al frente de las Selecciones Colombia Femeninas. Yo tenía listo mi contrato para seguir manejando el fútbol femenino y a raíz de estos sucesos todo paro, y ellos me dijeron: profesor cuando solucione esto volveremos a charlar y cuente con nuestro respaldo y ayuda.

¿Tiene algún mensaje para quienes lo tienen metido en este lío jurídico?

A la señora que me metió en este lío le quiero manifestar mi descontento general, pero si es necesario públicamente ofrecerle de nuevo mis disculpas, y decirle que si se siente o se sintió que alguna de mis acciones transgredieron su moral, categóricamente le manifiesto que jamás fue mi intención, como lo he sostenido. Mi proceder siempre ha estado revestido de respeto hacia todos lo que me rodean, especialmente hacia la mujer, ya que valoro su quehacer en la sociedad.

Quiero aprovechar esta oportunidad para hacerle un llamado a los medios y al uso de la redes sociales, porque se apresuran a juzgar, y con ello atentan contra los derechos y la integridad, y destruyen a las personas al dar por cierto algunos hechos y prejuzgar, siendo víctimas de la desinformación, y así me han mostrado como un hombre que no soy, afectando todos los ámbitos de mi vida.

He sido un pionero del futbol femenino, defensor de la mujer, nuevamente reitero mis disculpas y extiendo mi agradecimiento a todas las personas que entienden esta situación para poder continuar.



¿Cómo ha manejado esta situación alrededor de su esposa, su familia, sus hijas, y quién puede reparar lo que usted refiere como un daño personal y profesional?


Estos momentos han sido muy duros para mí y mi familia, la procesión va por dentro, mi madre sufrió mucho pero mucho, y también las tres hijas que tengo y mi señora, ellas están conmigo aguantando este calvario tan difícil, y cada día se sufre y se sufre más y más, que pregunta tan dura pero tengo mi conciencia limpia.

Les agradezco públicamente a mis verdaderos amigos, pocos, pero verdaderos amigos, por sus manifestaciones de apoyo en estos momentos que estoy viviendo, son muy difíciles de llevar solo Dios sabe cómo es. Mil bendiciones para todos, muchos éxitos y esperamos muy pronto estar luchando por el fútbol en los campos que la vida y Dios me deparen.

futbolred

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com