Uso de armas de fuego por la Policía fue cuestionado por la alcaldesa Claudia López.

Casi 24 horas después de que se iniciaron frente al CAI de Villaluz, en el occidente de Bogotá, los primeros hechos de vandalismo que se replicaron por toda la ciudad la noche del miércoles 9 de septiembre, aún siguen sin respuesta de las autoridades varias preguntas sobre la cáotica jornada.

Esos interrogantes abarcan tanto el origen de los actos de violencia que siguieron a las protestas por la muerte del abogado Javier Ordóñez como los medios y alcances de la reacción de la Fuerza Pública a los desmanes. 

Los gravísimos desórdenes de la noche del miércoles, que siguieron a varias protestas pacíficas por el caso de brutalidad policial que cobró la vida del abogado Ordóñez, dejaron un saldo de violencia que no se veía en la ciudad al menos desde el gran paro nacional de septiembre de 1977.

Ocho personas muertas y más de 170 heridos, muchos de ellos por balazos, fueron el saldo de sangre de varias horas de caos en las calles de la capital del país. Como no había ocurrido en al historia reciente del país, las unidades de Policía fueron atacados por civiles. Al menos 12 Centros de Atención Inmediata (CAI) fueron incendiados, al igual que vehículos de transporte público y particulares.

(Lea también: A.C.A.B. ¿Qué significa esta sigla que apareció en las protestas?)

La reacción de la Policía al ataque contra muchas de sus unidades no fue clara. En las calles se vio al Esmad y a otros cuerpos policiales, desplegados a pie y en motos y vehículos, en duros enfrentamientos con civiles. En videos grabados por ciudadanos y medios de comunicación quedaron grabados casos de exceso de fuerza, como policías golpeando a personas que ya estaban detenidas e inmovilizadas. Esta es una gravísima violación a los derechos humanos y a los mismos manuales de procedimiento de la Policía.

También se vio a efectivos con sus uniformes cubiertos para evitar que se observara su apellido y grado mientras se enfrentaban a quienes protestaban. También quedaron imágenes de motorizados que avanzaban por una calle y se detuvieron solo para golpear a una persona que dejaron abandonada en el sitio.

Aunque había un Puesto de Mando Unificado en la ciudad, no es claro si están al tanto de esas situaciones que se registraban en las calles. En medio de una de las situaciones más caóticas que ha vivido la capital, el oficial de mayor rango a cargo fue el comandante de la Policía de Tránsito y Transporte. 

(Le puede interesar: ‘Con una bala perdida me mataron a mi hija’: padre de Julieth Ramírez)¿Por qué hubo policías que dispararon sus armas de fuego?

Por norma de procedimiento, la Policía no puede portar armas de fuego en los operativos de control de protestas. La alcaldesa Claudia López asegura que ella expresamente pidió que se respetara este mandato y que no fue atendida por la Policía. 

Aunque podría alegarse que la situación fue inédita, en tanto que en la ciudad no se habían visto escenas de CAI quemados por la turba, y que para proteger su vida los uniformados podían acudir a sus armas de dotación, esta reacción no es legal. La Policía, especialmente el Esmad, es un cuerpo entrenado para soportar agresiones violentas sin tener que recurrir al uso de armas letales. 

Sin embargo, en centenares de videos que circulan por los medios de comunicación y las redes sociales se vio a policías haciendo disparos al aire. Solo una investigación judicial determinará su si algunos de esos disparos impactaron a las 8 personas que murieron y a las 66 que quedaron heridas de bala el miércoles. La alcaldesa Claudia López acusó a la Policía de disparar de manera indiscriminada en la ciudad y denunció ante la Procuraduría esa actuación.

(Le recomendamos: Patrulleros vinculados a caso Ordóñez fueron apartados de la Policía)3. ¿Los violentos aprovecharon la indignación contra el desmedido uso de fuerza policial?

La muerte de Ordóñez generó en la ciudad y en el país una oleada de indignación que se manifestó en varias protestas frente a unidades policiales. Pero esas manifestaciones legítimas fueron aprovechadas después por vándalos que protagonizaron saqueos y ataques contra la Fuerza Pública. 

Durante horas se registraron ataques simultáneos a unidades de la Policía y locales comerciales. Las autoridades señalan que, como se ha denunciado en otras ocasiones, hubo presencia de grupos violentos organizados que aprovechan las movilizaciones para perpetrar actos de vandalismo con fines específicos. El Ministerio de Defensa ha señalado que las protestas se coordinaron por redes sociales.

@JusticiaET
justicia@eltiempo.com

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com