Boyacá Chicó cayó en medio de la dura batalla por no descender. Pereira jugará este domingo.

El triunfo del ‘Blanco Blanco’ este sábado le cayó mejor al Deportivo Pereira, que a los mismos dirigidos por Eduardo Lara. «Ayudita extra» le permite a los matecañas ilusionarse con la permanencia. Once Caldas ganó 4-2, aunque con sufrimiento frente a un combativo Boyacá Chicó, que sigue en la batalla por no descender.

A propósito del descenso, este domingo (2:00 pm), Deportivo Pereira recibirá a La Equidad (que busca la clasificación a cuartos de final) y tendrá una buena posibilidad de sumar para salir de la zona roja. Ocupa la última posición por un punto de diferencia con los ajedrezados. Si ganan, acariciarán la salvación. 

A la altura del minuto 5, tras recibir una fulminante asistencia Felipe Guzmán, Ménder García enganchó a Jhonatan Muñoz y sacó un derechazo para vencer al arquero Pablo Mina. La respuesta del ajedrezado fue automática y con Nelino Tapia, en menos de dos minutos, tuvo dos acciones claras con remates de media distancia, que se fueron ligeramente desviados. 

Once Caldas pasaba el mejor momento del partido y a los 11 minutos, después de una cabalgada de Harrison Otálvaro por sector derecho y un centro perfecto, Marcelino Carreazo apareció completamente solo al segundo palo para conectar y enviar la pelota al fondo.

Después de ampliar la ventaja, el ‘Blanco-Blanco’ se olvidó de la pelota, de la generación y de atacar, y empezó a replegarse, algo que le saldría caro. Con el pasar de los minutos, Chicó creció y se acercaba cada vez con mejor presencia a predios de Gerardo Ortíz. 

El premio a esa insistencia llegó en menos de dos minutos. A los 36′, Brayan Moreno la mandó a guardar después de una pelota que aterrizó por derecha y que hizo agua la defensa alba. Apenas pasó un minuto y el ajedrezado consiguió el empate, después de una gran definición de Geimir Balanta, tras la asistencia de Sebastián Tamara. 

En el segundo tiempo la propuesta no cambió, pero una acción a los 57 minutos, cambió todo la historia. El árbitro Bismarks Santiago decretó falta de Pablo Mina sobre el atacante, jugada que resultó bastante polémica. El mismo perjudicado, David Lemos, fue el encargado de poner el 3-2. 

Chicó no bajó los brazos y estuvo muy cerca del empate, después de un cobro de tiro libre de Henry Plazas que se estrelló en el palo; la pelota quedó viva y Balanta capturó el rebote, pero el arquero apareció para salvar. 

Once Caldas terminó jugando con diez hombres, después de la expulsión con roja directa de Ménder García, por un pisotón a Brayan Moreno, a los 82 minutos. Los albos tuvieron que defenderse «con las uñas», defendiendo el resultado. El juego resultó intenso hasta el final, después de una buena aproximación de Chicó, el local intentó de contragolpe con Antonio Romero, pelota que sacó Mina. 

En el último minuto del partido, Alejandro García aprovechó que Chicó estaba volcado al ataque y sacó un disparo de media distancia, que sorprendió por completo al arquero. Así se sentenció el 4-2 en el Palogrande. 

Al final, los albos consiguieron su segundo triunfo en el campeonato y llegaron a 12 puntos. Chicó se quedó con 11 unidades y sigue penando en zona de descenso. Además, no consigue ganar de visita desde hace 2 años, 6 meses y 23 días.

FUTBOLRED

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com