El flamante presidente de Perú, el izquierdista Pedro Castillo, anunció en su primer discurso que enviará al Congreso un proyecto para reformar la Constitución.

El recién posesionado presidente de Perú, Pedro Castillo, anunció en su primer discurso que enviará al Congreso un proyecto para reformar la Constitución: “Anuncio que presentaremos ante el Congreso un proyecto ley para reformarla que, tras ser debatido por el Parlamento, esperamos que sea aprobado y luego ser sometido a referéndum popular”.

“Insistiremos en esta propuesta, pero dentro del marco legal que la Constitución proporciona. Tendremos que conciliar posiciones con el Congreso”, aclaró.

Según Castillo, Perú no puede estar “condenado a seguir prisionero” de la Constitución promulgada en 1993 por el entonces presidente Alberto Fujimori.

Le puede interesar: Perú, ¿listo para una nueva Constitución?

La propuesta de campaña de Castillo de cambiar la Constitución vigente, que privilegia el liberalismo económico, fue rechazada por su rival en el balotaje del 6 de junio, la candidata derechista Keiko Fujimori, hija del expresidente, y por otros adversarios políticos.

“Castillo propone el camino chileno para la constituyente. Un pacto con el Congreso que genere una reforma”, tuiteó el analista político Juan de la Puente.

Antes de dejar el poder, el presidente interino de Perú, Francisco Sagasti, le aconsejó a Castillo hacer una “evaluación pragmática” sobre si se justifica su proyecto de cambiar la Constitución, advirtiendo que el marco jurídico “no admite modificaciones ni caprichos”.

Le puede interesar: Las cinco propuestas de Pedro Castillo que asustan a los peruanos

“Tengo confianza en que el nuevo presidente hará una evaluación pragmática de lo que existe” en la Constitución, dijo Sagasti durante su última conferencia de prensa con corresponsales de medios extranjeros acreditados en Perú.

“Espero que se mantenga la institucionalidad que existe”, acentuó.

“En Perú tenemos institucionalidad y cuerpo de leyes que protegen la inversión privada, no es fácil modificar de un día para otro las cosas”, expresó Sagasti. “Ningún partido tiene mayoría en el Congreso”, subrayó al enfatizar que no será fácil impulsar una Asamblea Constituyente o cambios en relación a la inversión extranjera.

Aseguró que una nueva Constitución “tendría un valor simbólico” e indicó que no le veía sentido práctico modificarla en la medida que se le quiere cambiar sólo por haber sido promulgada por el expresidente Fujimori.

Temores

Castillo asumió en medio de la esperanza de millares de compatriotas, pero también inquietud del sector privado y buena parte de peruanos que temen un brusco giro hacia el socialismo luego de tres décadas de políticas liberales.

EL ESPECTADOR

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com